Fiesta sexual en un barco desató los contagios en una isla paradisíaca

Fiesta sexual en un barco desató los contagios en una isla paradisíaca

En la paradisíaca isla de San Andrés, en el caribe colombiano, la pandemia de coronavirus parecía estar bajo control. Solo se registraba un caso activo de los seis que hubo. Este fue hasta la semana pasada, cuando atracó un barco que si bien traía víveres para la población, también celebró una fiesta sexual que terminó dejando al menos 15 nuevos contagios.

Según el diario El Tiempo, la embarcación, «Susurro», que venía de Cartagena de Indias, se quedó una noche más de lo previsto en San Andrés y algunos comerciantes subieron a bordo con prostitutas.

Al día siguiente, el buque zarpó a Providencia, isla vecina del archipiélago y luego comenzó su regresó a Cartagena de Indias. Pero al poco tiempo, la nave tuvo que regresar a San Andrés debido al grave estado de salud de uno de sus tripulantes.

El 6 de mayo, a las 3.15 de la madrugada, personal sanitario de la isla y hombres de la Armada Nacional comprobaron que uno de los marinos había muerto y el Susurro fue puesto en cuarentena.

Toda la tripulación y el personal de la isla que estuvo en contacto con la nave les fue hecha la prueba de Covid-19. El resultado fue demoledor: dos médicos de sanidad portuaria están infectados, así como tres integrantes de la armada nacional, que ayudaron a bajar el cuerpo sin vida del marino. También dieron positivo los ocho tripulantes del barco.

«Desafortunadamente, tengo que informar que los resultados de las pruebas enviadas al instituto Nacional de Salud dan cuenta de que tenemos 15 casos positivos nuevos. Hemos extremado las medidas por todos los medios, precisamente cuando la población se queja del gobierno, que está haciendo lo mejor posible para salvaguardar a la población», señaló en una conferencia Everth Hawkins Sjogreen, gobernador del Archipiélago de San Andrés y Providencia.

«Este barco de manera exponencial ha incrementado el riesgo de Covid-19, poniendo en riesgo la población», dijo el gobernador al golpear la mesa, visiblemente molesto por la situación.

«Íbamos bien y miren por donde revienta eso», agregó antes de anunciar un endurecimiento de las condiciones de cuarentena.

También se registraron cuatro casos en Providencia tras el paso del buque, indicó Radio Nacional de Colombia. Ahora las autoridades buscan identificar a las personas que participaron en la fiesta sexual.