¿Están discriminando las aerolíneas a los viajeros gordos?

¿Están discriminando las aerolíneas a los viajeros gordos?

(CNN) — A principios de este año, una familia de tres mujeres de Nueva Zelandia, una madre y sus dos hijas adultas, llegaron a los titulares de todo el mundo cuando se les negaron los asientos de clase ejecutiva que habían pagado en un vuelo de Thai Airways porque eran demasiado grandes para caber en ellos.

Irónicamente, la familia, Huhana Iripa y sus hijas Tere y Renell, habían comprado asientos de clase ejecutiva porque habían asumido que serían más grandes y más cómodos.

Pero debido a que los modelos de silla de avión de Thai Airways hicieron imposible colocar los extensores de los cinturones de seguridad en los asientos de la clase ejecutiva, las tres mujeres fueron trasladadas a clase económica y se les dio extensores de cinturones de seguridad.

Si bien la historia de las Iripa se volvió viral y resultó en un reembolso de la aerolínea por la diferencia en el costo entre los asientos que habían pagado y en los que terminaron volando, historias como estas no son anómalas.

A medida que los asientos de los aviones continúan reduciéndose, cada vez más personas en todo el mundo se ven incapaces de adaptarse, o de lo contrario están sujetas a comentarios invasivos, toques y otras humillaciones por parte de los empleados de las aerolíneas y sus compañeros de viaje.

Además de los desafíos, no existe un estándar universal en el tamaño de los asientos para la industria de las aerolíneas. Cada aerolínea tiene pautas diferentes, lo que significa que incluso los consumidores mejor informados tienen problemas para mantenerse al día.

Pero hay formas de hacer que volar, lo que puede producir ansiedad incluso para el viajero más convencional, sea más humano para todos a bordo, sin importar cómo se vea su cuerpo.

Annette Richmond es una activista de positivismo sobre el cuerpo y fundadora de Fat Girls Travelling (Chicas Gordas Viajando), una comunidad digital que brinda a las mujeres apoyo, asesoramiento y recursos para viajar con diferentes tipos de cuerpos.

Autodenominada “nómada digital” sin dirección oficial, ha registrado miles de horas en el cielo y ha abordado una variedad de situaciones a bordo. Ella también es de talla grande.

Aunque su propio consejo número uno es hacer la mayor cantidad de investigación posible sobre su vuelo, transportista y asiento con anticipación, admite que esto puede ser un desafío. Las reglas cambian con frecuencia y no siempre se publican en un lugar fácil de encontrar.

“(Las aerolíneas) lo dificultan intencionalmente y se aseguran que se necesita tiempo, dinero y esfuerzo para viajar cómodamente como una persona gorda, porque están allí para obtener ganancias”, dice Richmond.

Algunos países tienen regulaciones específicas sobre el tamaño del cuerpo y los derechos de viaje aéreo. Por ejemplo, los viajeros en vuelos nacionales dentro de Canadá que necesitan dos asientos pueden obtener el reembolso del costo del segundo asiento si tienen una nota del médico.

En Australia, la Ley Australiana del Consumidor prohíbe a las aerolíneas cobrar a los pasajeros diferentes cantidades según el tamaño de su cuerpo.

Pero en Estados Unidos es un área gris.

AirHelp.com es un sitio web con sede en EE. UU. que ayuda a los consumidores a tomar medidas contra las aerolíneas en situaciones como estas.

El director legal de la compañía, Christian Nielsen, dice que los pasajeros que han tenido interacciones negativas con las aerolíneas con respecto al tamaño de los asientos tienen que lidiar con regulaciones que cambian constantemente o son difíciles de articular.

“No hay muchas leyes para proteger a las personas que no caben en los reducidos asientos de avión”, dice Nielsen a CNN. “Actualmente no hay una ley vigente (en Estados Unidos) para proteger a los pasajeros que son expulsados de su vuelo debido a su tamaño”.

Cuando Lauren Haber Jonas fundó Part + Parcel, una plataforma comunitaria y minorista en línea para mujeres de talla grande, estaba decidida a asegurarse de que los valores de su empresa para sus empleados coincidieran con los que estaban inculcando para sus clientes.

Ella prometió que cualquier empleado de Part + Parcel en un viaje de trabajo sería acomodado según sus preferencias de asiento y viaje, ya sea que eso signifique dos asientos, usando extensores o cualquier otra cosa que una persona grande preferiría para que el vuelo sea más cómodo.

Pero descubrió que era difícil saber cuáles eran las pautas para seguirlas.

“Es un desastre”, admite. “Cada aerolínea tiene diferentes configuraciones y políticas, pero cada avión tiene diferentes asientos. La edad y el modelo del avión, y si el modelo ha sido remodelado, y, y, y. Me he pasado muchas horas mirando anchos y dimensiones de primera clase versus clase ejecutiva versus económica en cada avión que puedas imaginar”.

No se trata solo del asiento

Una cosa es segura: las conversaciones sobre el tamaño del cuerpo y el tamaño del asiento del avión no van a desaparecer.

En diciembre de 2019, un estudio en el New England Journal of Medicine predijo que la mitad de los estadounidenses serán obesos para el año 2030, y uno de cada cuatro tendrá un índice de masa corporal (IMC) de más de 35.

Pero mientras que los cuerpos más grandes están en todas partes, eso no significa que las actitudes sociales hayan cambiado.

“Siento que cuando vives tu vida en un cuerpo marginado, un cuerpo gordo o un cuerpo discapacitado o un cuerpo más viejo, algo que esté fuera de la norma generalizada, te acostumbras a que te molesten todo el tiempo y tienes que caminar por el mundo con una armadura adicional”, dice Richmond.

El término “microagresiones” se utiliza para explicar cómo se acumulan pequeñas molestias que de otro modo no parecerían un gran problema que, con el tiempo, se convierten en uno.

Para personas de talla grande, no se trata solo de un asiento en particular en un avión en particular.

A pesar de ser una activista, Richmond a menudo puede estar tan agotada por las preguntas y comentarios sin parar -de la tripulación de cabina, de otros pasajeros e incluso de extraños totales- que simplemente se rinde.

En un caso, cuando dice un miembro de la tripulación le pidió que se moviera de un asiento de la fila de salida a pesar de poder acomodarse de manera segura en el cinturón de seguridad, ella simplemente dijo que sí para evitar un conflicto y porque no quería “probar” que su cuerpo era de talla aceptable.

Richmond siente que la razón por la que no ha habido un cambio significativo para hacer que viajar sea más cómodo para las personas con cuerpos más grandes es porque vivimos en una sociedad que considera que la gordura es un defecto moral y algo que no merece simpatía.

Por otro lado, por ejemplo, se considera un rasgo positivo ser alto, por lo que se considera que los pasajeros altos que se quejan de la falta de espacio para las piernas tienen una queja más válida.

“Hay estadísticas todo el tiempo que dicen que el 80% de las personas (en Estados Unidos) odian a las personas de talla grande”, dice Haber Jonas. “Al ser una persona de talla grande, está la sensación de que te hiciste esto a ti mismo. Te engordaste, creaste este cuerpo, se está imponiendo sobre los otros y es tu trabajo hacerte más pequeño”.

Y las tensiones que podrían resolverse fácilmente en tierra se convierten en problemas urgentes en el aire, cuando no hay forma de que las personas se alejen unas de otras y eviten compartir el espacio.

Por ejemplo, la cuestión de si un viajero debe o no reclinar su asiento ha resultado en peleas en el aire y enfrentamientos a gritos.

Estar juntos en un tubo volador a menudo puede convertir una situación levemente incómoda en una crisis.

“El hecho de que [el transporte aéreo] empeora cada vez más con el tiempo significa que las personas están cada vez más molestas. Entras infeliz en la experiencia: no hay enchufes en la puerta de embarque, la experiencia de abordar es miserable, no es de extrañar que te enojes. Si te enojas por una persona de tamaño grande, se trata de cómo te afecta a ti, a tu vida y a tu día, no piensas fuera de ti mismo”.

En última instancia, es mucho más fácil enojarse con un compañero de viaje en lugar de retroceder y pensar en los problemas estructurales de la industria de la aviación que afectan a todos los viajeros.

Después de todo, no le puedes gritar a un problema estructural.

¿Qué pasa después?

A menos de que haya una gran transformación de la industria de las aerolíneas, es probable que los tamaños y las configuraciones de los asientos no cambien pronto.

El tiempo y el costo involucrados en la construcción de aeronaves significan que los cambios suceden gradualmente, a veces durante años. Y la comodidad durante el vuelo a menudo se sacrifica en el altar de la tarifa más baja.

Para aquellos en la clase del ganado, alistar a un aliado de alto perfil a menudo puede ser un apoyo.

En 2010, el director de “Clerks”, Kevin Smith, fue retirado de un vuelo de Southwest Airways a Burbank porque un miembro de la tripulación le dijo que necesitaba un asiento adicional.

Smith se enfureció con la aerolínea y lo publicó en una serie de tuits.

“Amigo, sé que estoy gordo”, dijo en ese momento. “No es por eso que realmente me sacaron de ese avión, porque encajo perfectamente en el asiento… No estoy lo suficientemente gordo como para expulsarme de un vuelo de Southwest”.

Más tarde, Southwest cambió su política, citando la experiencia de Smith como parte de su razón. Y, seis años después, voló de nuevo a la aerolínea sin problemas.

Richmond también aboga por el poder de la comunidad. A menudo, si una mujer que es miembro de Fat Girls Travelling ha tenido un problema con una aerolínea o compañía de viajes específica, las demás miembros la respaldarán en línea.

Y no se trata solo de obtener un reembolso, se trata de saber que no están solas.

“A veces no hay una solución, pero hay una fuerza que se puede obtener al sentir que alguien te entiende”, dice Richmond.

Fuente; Cnn