El rostro de Mickey Rourke vuelve a hacerse viral por su abuso de cirugías

El rostro de Mickey Rourke vuelve a hacerse viral por su abuso de cirugías

Su obsesión por las cirugías estéticas llevó a uno de los sex symbol de Hollywood a lucir irreconocible y a ser blanco de burlas

Mickey Rourke fue uno de los hombres más sexies del cine pero su obsesión por las cirugías estéticas lo ha llevado a arruinarse el rostro. A los 66 años, el actor luce irreconocible.

En las redes sociales no pueden creer cómo luce hoy el intérprete, que disfrutó de un resurgimiento de su carrera tras el protagonismo en la aclamada película The Wrestler. 

En las fotos en las que el actor aparece en una cafetería de Los Ángeles se evidencia que volvió a pasar por el quirófano. Muchos usuarios de Twitter, incrédulos de lo que estaban viendo, aseguraban que ésa no podía ser su cara, sino una máscara.

El actor también lucía una extraña línea de cabello muy artificial. 

(Grosby)

(Grosby)

En la imagen, la estrella de Hollywood posa junto a su perro Beau Jack que se ha convertido en un compañero inseparable desde que estuvo cerca de quitarse la vida.

«Cuando estaba buscando en qué sitio de mi cabeza colocar el cañón, apareció mi perro y gimió. Entonces lo miré a los ojos, él me miró y entendí que me estaba diciendo: ‘¿Quién cuidará de mí?’ Y entonces me di cuenta de que no merecía la pena morir», contaba el actor.

Todo el atractivo y sensualidad que demostró tener en la recordada y popular película Nueve semanas y media (1986) junto a Kim Bassinger ya no existe. Es otro hombre. 

El ganador de un Globo de Oro arruinó su rostro por su adicción a las cirugías estéticas, aunque el actor ha asegurado que el boxeo fue el origen de sus problemas.

El intérprete estadounidense siempre alegó que su afición por el bisturí se debe a su pasión por el boxeo: «Me rompí la nariz dos veces, así como las operaciones de cinco y otra más por una rotura del pómulo», declaró al Daily Mail en 2009. En una de las operaciones, incluso, se extrajo cartílago de la oreja del actor para reconstruirle la nariz.

Rourke aseguró en ese entonces al citado medio que el problema fue que la primera vez que pasó por el quirófano acudió «al tipo equivocado» para recomponer su rostro.