El misterio detrás de San Mateo, la isla que ningún humano pudo conquistar en 400 años

El misterio detrás de San Mateo, la isla que ningún humano pudo conquistar en 400 años

La isla de San Mateo es considerada como la zona más remota e inaccesible de Alaska. La misma no es habitada hace 400 años y esconde grandes misterios.

La isla de San Mateo es hoy en día una de las zonas de más difícil acceso de Alaska, Estados Unidos. La única manera de acceder es por barco en un viaje que dura 24 horas y al llegar, no hay más que un espacio montañoso que casi no tiene árboles y tiene una gran cantidad de acantilados.

Apenas al sur de la isla de San Mateo, se encuentra otra isla aún más pequeña llamada Hall. En ella se encuentra el único rastro de vida humana de toda la zona y es un castillo de hace 400 años que se construyó sobre una enorme excavación, cosa que permitió que esas personas sobrevivan al difícil clima de la isla.

Las tormentas afectan con gran fuerza a las islas y eso, junto con las condiciones climáticas y geográficas de las mismas, hacen casi imposible que alguien pueda vivir allí. En ese sentido, Dennis Griffin, un importante arqueólogo, explicó en diálogo con Hakai Magazine que los habitantes fueron el pueblo Thule, que vivieron ahí hace 400 años.

No obstante, no pudo confirmar que se tratara de un lugar donde vivieron por mucho tiempo ya que se encontraron ”artefactos rudimentarios”. El tiempo pasó y en el año 1970 los Estados Unidos consideraron a este archipiélago como ”desierto”.

El misterio detrás de San Mateo, la isla que ningún humano pudo conquistar en 400 años
Por su parte, las islas son protegidas por el Refugio Nacional Marítimo de Vida Silvestre de Alaska ya que posee una enorme cantidad de recursos naturales: desde enormes lagos de agua dulce, peces, plantas, aves marinas y una enorme variedad de mamíferos marinos.

Entre tanto, se estima que fueron pocas las civilizaciones que lograron vivir por un tiempo prolongado en las islas y que aquellos que llegaron a esta zona lo hicieron de manera accidental debido a las tormentas.