El marido de Tina Turner le salvó la vida y el relato es estremecedor

164

Tras sufrir los abusos de su primer marido y divirciarse, Tina Turner conoció a Erwin Bach, el hombre que le cambió la vida y con el que se casó a los 73 años.

En 1993, con el estreno de la película “Tina” protagonizada por Angela Bassett, salió a la luz la triste historia de vida de Tina Turner. Aunque la cantante brille cada vez que se sube al escenario, en su interior, siempre está latente su pasado… un pasado en que su primer marido abusaba de ella y el suicidio de su hijo mayor, Craig, de 59 años, que decidió terminar con su vida en julio pasado.

En diálogo con Daily Mail, Tina Turner hizo un repaso por su vida y confesó lo importante que fue para ella conocer a su actual marido, Erwin Bach. El primer encuentro fue en 1985, en Colonia, Alemania. En ese momento, el hombre era un ejecutivo de EMI, su casa de discos en Europa. “Fue amor a primera vista, no pensé que estaba preparada para esto”, declaró la cantante.

“Erwin y yo nos habíamos conocido 28 años antes. Yo estaba viajando por todo el mundo con mi gira ‘Private Dancer Tour’, que me dejaba muy poco tiempo para mi vida personal. Nunca tuve muchos novios, porque pasé toda mi juventud con Ike (su primer marido) y después de mi divorcio tener una cita era más un problema que otra cosa. En cualquier caso, no era una mujer que tuviera sexo por tenerlo. Para ser honesta, pasaba a veces hasta un año sin ello”, confesó.

Sobre el día de su boda, Tina Turner recordó: “El día de mi enlace no pudo ser más perfecto o espectacular y a nadie le importó que la novia tuviera 73 años. Había organizado todo yo misma e incluso había importado más de 100 mil rosas para decorar los terrenos de mi casa. Mis amigos iban llegando y tomaban champán en ese día glorioso de julio de 2013. El aire estaba lleno de la más maravillosa esencia”.

Tina Turner se merecía más que nadie tener y disfrutar de ese gran día, tras muchos años de sufrimiento. “¡Tenía que tener esta boda! A pesar de mi primer matrimonio, en el que sufrí los abusos de Ike Turner, conseguí encontrar el amor más allá de mis sueños más salvajes. Cuando comenzamos a reunirnos para las fotografías empecé a sentirme un poco extraña. Debía de ser por el calor, pensé, o por el vestido. (…) De hecho, ese indicio fue la primera señal del infierno que estaba por llegar. Una pesadilla que solo terminaría cuando mi querido marido, Erwin, me ofreció el último regalo, el regalo de la vida”, expresó agradecida.