El futuro es enrollable: después de los celulares, la flexibilidad llega a los televisores

El futuro es enrollable: después de los celulares, la flexibilidad llega a los televisores

Un televisor se despliega como una pantalla de cine doméstica, pero no necesita proyector. Los detalles de un prototipo que podría marcar el camino en este segmento de la industria.

2019 fue la plataforma de despegue de los celulares plegables. A pesar de un primer despliegue con tropiezos y de inocultables evidencias de inmadurez (especialmente en el Galaxy Fold de Samsung) la modalidad promete extenderse en 2020 y más allá del año en curso. En ese sentido, se espera que la flexibilidad sea parte de más smartphones y que además haga pie en otros productos tecnológicos. Los televisores son candidatos naturales

Esta semana conocimos un televisor que se enrolla, literalmente. La idea de ese prototipo presentado por LG nos recuerda a una patente que repasamos hace algunos días. En esos documentos, Xiaomi detalla un teléfono que se convierte en tablet gracias a un display flexible (se dobla como un mapa alrededor de un tubo) que emerge de una pestaña que lo aloja cuando está enrollado.

¿Los celulares del futuro podrán doblarse como un papel? ¿Los dispositivos móviles serán tan grandes como una lapicera dentro de nuestro bolsillo y simplemente desplegaremos la pantalla cuando necesitemos usarlo? Cabe notar que todo ello implicará más desafíos más allá del display: muchos otros componentes del teléfono también deberían ser flexibles. Y para eso falta.

Un televisor que se enrolla

En 2019 LG ya había mostrado un televisor conceptual, también enrollable. En ese modelo, la pantalla se “escondía” en una barra de sonido y desplegaba de abajo hacia arriba. La idea que acaba de presentar la compañía surcoreana es similar, aunque el mecanismo es inverso: para desenrollar hay que hacerlo de arriba hacia abajo.

Una vez más, viene a la cabeza la forma en que se desplegaban los grandes mapas en el aula escolar. O, para buscar una analogía más ajustada, el televisor enrollable se parece a esas telas blancas que se usan para proyecciones. Eso sí: en este caso no es necesario un proyector, ya que la superficie flexible es capaz de mostrar imágenes por cuenta propia.

Si bien LG ya enseñó imágenes de su prototipo y algunos datos de su funcionamiento, se espera que divulgue detalles en CES 2020, la feria de tecnología que se celebrará en Las Vegas, Estados Unidos, entre los días 7 y 10 de enero.

Fuente. TN