El fonómeno musical de las redes

El fonómeno musical de las redes

“Desde muy chica en mi casa lo que más se escuchaba era música: desde Beethoven a Charly García, y todo lo que hubiera en el medio. Ese terminó siendo mi lenguaje”. Así se define Doble Valentina, la nueva artista argentina, compositora y multinstrumentista que debuta con su canción “Un Ratito”. Empezó hace menos de un año subiendo videos a Instagram y despertó interés rápidamente, cosechando 11k seguidores en toda Latinoamérica. Su música, al estilo de Jorge Drexler, Julieta Venegas o Natalia Lafourcade, se basa en canciones simples y reflexivas. Con voz profunda y personal, guitarra, una melodía pegadiza y fortalecida por las lecciones de vida aprendidas, apostó por continuar haciendo lo que ama. “Todo lo que me hizo mal, lo hice canción”. Para adentrarnos más en su obra conectamos a Valentina, quien nos regaló estos conceptos a través de esta entrevista.

Antes que nada me gustaría saber la elección del nombre artístico Doble Valentina
Tiene un poco que ver con haber siempre escondido mi lado musical. Quizás por vergüenza. Hasta el día que me hice una cuenta de Instagram y empecé a subir cosas, muy poca gente sabía que hacía música. Siempre se sintió un poco como si tuviera una doble personalidad y de ahí el doble de Valentina.

¿Cómo fue la gestación, composición y producción de Un Ratito?
La escribí cuando le quise pedir a alguien que quería mucho que se quedara conmigo un ratito más. La dejé madurar un tiempo en mis notas de voz, hasta que agarré mi computadora para hacer la producción. Después cuando me decidí a sacar un disco y sacar este tema como mi primer single, elegí a Mateo Rodo como coproductor para lo que me faltaba.

Te definís como que hacés música simple, pero, como dice Skay, muchas veces es complejo lograr que algo suene simple. En tu caso, ¿cómo llegás a esa simpleza?
Es curioso porque en mi vida tiendo a ser un poco arrevesada, en tanto y en cuanto en las canciones tiendo a lo contrario. Trato de que haya muy claramente una única idea por canción y que todo sirva o ilustre esa idea. A veces cuando querés decir mucho al mismo tiempo, terminás diciendo nada. Me ayuda mucho también pensar a la melodía como lo principal y no perderme tanto en la armonía.

¿Cómo conviven Charly García, la música clásica y Jorge Drexler en tus búsquedas musicales?
Eventualmente en una sana convivencia, espero. Charly siempre significó la revolución para mí, muchas composiciones clásicas, la belleza impoluta, y Drexler un cálido abrazo rioplatense. Ojalá algún día mi música pueda tener un poco de todo esto.

¿Creés que las plataforma o soportes de redes sociales sirven para amplificar tu mensaje artístico?
Sí, absolutamente. El alcance de las plataformas es innegable, especialmente por la inmediación que permiten. En mi caso particular Instagram me sirvió de amplificador hacia el afuera y también hacia el adentro. De pronto me encontré con muy lindos comentarios por parte de gente que me empezaba a seguir, que artistas que admiro mucho me empezaban a seguir y todo eso me hizo replantearme un poco mi relación con la música. Creo, aunque con algunas reservas, que las redes sociales democratizaron la industria de la música.