El derretimiento de glaciares pone al descubierto una isla desconocida en la Antártida

El derretimiento de glaciares pone al descubierto una isla desconocida en la Antártida

Científicos opinan que previamente estaba cubierta por la plataforma flotante de hielo del glaciar Isla Pine.

Una expedición antártica que está estudiando el alarmante derretimiento del glaciar Thwaites (en la Antártida Occidental) ha encontrado una isla nunca mapeada en la zona de sus estudios.

Los tripulantes del rompehielos investigador Nathaniel B. Palmer dieron nombre a la tierra descubierta y la bautizaron Sif, que evoca una diosa escandinava, esposa de Thor. La referencia a la mitología nórdica se entiende porque la expedición se denomina THOR (Thwaites Glacier Offshore Research).

Los investigadores pensaron primero que la isla estaba tapada por un iceberg que se había atascado durante años en su afloramiento rocoso, pero luego llegaron a otra opinión, relató en un blog una integrante de la expedición, Sarah Slack. Al tomar en cuenta las coordenadas y las imágenes aeroespaciales de este trozo de tierra firme, decidieron que el hielo que la cubría fue con anterioridad parte de la plataforma del glaciar Isla Pine, un campo masivo de hielo flotante en proceso de destrucción

El grupo pudo incluso desembarcar para observar de cerca las piedras que cubren la superficie, que son en su mayoría de granito. «Aunque no fue una gran señal para la salud futura de nuestro planeta, los geólogos estaban entusiasmados con esta oportunidad inusual de recolectar muestras de rocas, algo que la Antártida brinda rara vez», destacó Slack.

Aún está por determinar la edad de las rocas y otras características. No obstante, los cartógrafos colaboradores con el programa British Antarctic Survey ya han podido medir las dimensiones del nuevo accidente geográfico. La isla Sif tiene un máximo de 378 metros de largo y 158 metros de ancho y una superficie de aproximadamente 59.000 metros cuadrados, que el periódico Daily Mail equiparó con el castillo de Windsor en las afueras de Londres.

Fuente: RT