El control oftalmológico al inicio del año escolar: mejor prevenir que lamentar