El bizarro reality para elegir políticos en Colombia: ¿habrá que copiarlos?

208

(ANSA) – Cuando ya todo parecía haberse visto en la política colombiana, surgió una propuesta electoral impensable: escoger candidatos para las elecciones regionales de octubre próximo mediante un reality show.

La propuesta es del partido Alianza Social Independiente (ASI, aliado del Gobierno), que optó por no realizar primarias en el departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín, para elegir candidatos como si se tratara de músicos espontáneos o cocineros empíricos.

El canal de televisión por cable Cosmovisión transmitió anoche el primero de diez capítulos del reality show «El sueño antioqueño». Los participantes, entre los miles que se postularon, solo necesitaban cumplir con un requisito fundamental: no tener ninguna causa judicial en su contra, de manera que no importaba su condición social o su nivel educativo.

La pretensión de la ASI con el show es convertir a gente común en políticos que aspiren por esa colectividad a ser alcaldes de los 125 municipios del departamento, a las 125 lista de los concejos municipales y a ocupar los 26 escaños de la asamblea departamental.

Las elecciones regionales se llevarán a cabo el próximo 27 de octubre y será el primer pulso político del actual Gobierno frente a las fuerzas de oposición. La mecánica del reality es sencilla y similar a la de cualquier concurso de este tipo: los concursantes en corto tiempo deberán conquistar con argumentos políticos a tres jurados para pasar a la siguiente ronda.

Se trata de Rodolfo Correa, candidato a la Gobernación de Antioquia por el partido ASI; el académico y analistas político Gilberto Tobón; y la periodista Liliana Castaño, integrante del panel del programa político «Nos cogió la noche» de Cosmovisión.

Los escogidos irán a entrenamiento con cada uno de los jurados en temas de política, ética y manejo de escenarios públicos. En la siguiente ronda se evaluarán sus propuesta de gobierno y los que superen ese filtro se someterán a la voluntad de los televidentes que escogerán los finalistas mediante mensajes de texto.

Liliana Castaño, una de las jurados del reality, le dijo a ANSA que la mayoría de los aspirantes son personas de comunidades con intereses genuinos, muchos de ellos sin preparación, incluso campesinos cansados de las promesas de los políticos de verdad. «Me imaginaba a candidatos con manías políticas, pero me sorprendió encontrar que muchos de los aspirantes eran campesinos, algunos tan solo con la primaria, que quieren trabajar por su comunidad», afirmó Castaño.

Relató que como todo concurso de este tipo no está exento de participantes que solo buscan unos minutos de fama o aparecer en televisión. Castaño fue directa al advertir que es evidente la estrategia del partido ASI que busca un «poco de reconocimiento» y visibilidad con esta estratégica mediática.

«No puedo ocultar que esta manera de hacer política genera asombro, porque hasta ahora no se había realizado un reality para escoger candidatos, pero ha creado mucha expectativa», reconoció la periodista. Rodolfo Correa, el candidato a gobernador, promotor del reality y su principal beneficiario político, recubrió con frases melosas la razón del show al advertir que el país tiene que hacer política «de una forma distinta, con transparencia y de cara a la ciudadanía».

Con candidatos sin «abolengo político ni padrinos» que se sometan a «un jurado» y escogidos «ya no» a «puerta cerrada y a dedo» sino en público, aseveró Correa al diario El Nuevo Siglo, en una entrevista reciente.