Egipto construye nueva capital en pleno desierto a 50 kilómetros de El Cairo. No es un espejismo

Egipto construye nueva capital en pleno desierto a 50 kilómetros de El Cairo. No es un espejismo

La ciudad, que posiblemente se llame Wedian, está siendo construida por la misma empresa que construyó dos hospitales en diez días en Wuhan. Esta nueva capital funcionará como “extensión” de El Cairo y alojará a seis millones de personas.

Hace cinco años el Gobierno de Egipto tuvo una insólita idea: construir una nueva capital del país, a cincuenta kilómetros de la actual que es El Cairo, desde cero. El proyecto ha traído consigo un arduo plan de edificación y construcción, la que ha durado algunos meses.

Según informa 

La Vanguardia, en esta nueva ciudad alojará distintos sectores administrativos del gobierno egipcio, entre ellos el mismo gobierno, embajadas, el primer ministerio y las agencias internacionales.

Además, se piensa que albergue teatros, cines, el Museo de las Civilizaciones, complejos deportivos, hoteles, universidades y escuelas internacionales.

Para el financiamiento, Egipto ha recibido la ayuda de la misma empresa que levantó dos hospitales en diez días en Wuhan, en plena pandemia por el COVID-19. Se trata de la China State Construction Engineering Corporation Ltd. (CSCEC) que levantará esta ciudad repleta de piscinas particulares, campos de golf y edificios administrativos, en un lugar clave para el proyecto de las Nuevas Rutas de la Seda.

La Nueva Capital Administrativa (NCA) que posiblemente se llamará Wedian, es el proyecto del mariscal Al Sisi que concretó la idea de gestiones pasadas, pero que ninguno otro líder pudo llevar a cabo. La ciudad tendrá un desarrollo urbanístico que presumirá modernidad y espíritu ecológico.

Su construcción fue dividida en tres fases, la cual se encuentra hoy en la primera, que consistió en la construcción de la llamada “barriada gubernamental“. Según el vocero del megaproyecto, Khaled El Husseiny, la nueva ciudad no reemplazará a El Cairo, sino que será una “extensión” de ésta con el objetivo de “aliviar la presión” sobre el antiguo asentamiento.

Tal como se ha visto en su diseño, se planifica que la nueva capital tenga una inmensa zona verde en su centro al rededor de un lago artificial inspirado en el río Nilo. Además, estará pensada para alojar a seis millones de personas, quienes serán en su mayoría administrativos del gobierno egipcio. En su construcción también se tiene planificado construir la torre más alta de África. 

La pandemia de coronavirus ha significado un atraso en las obras, pero se espera que en 2021 se trasladen los primeros funcionarios para radicarse en la Nueva Capital Administrativa de Egipto.

Fuente: UPSOCL