Efectos secundarios que puede producir la vacuna rusa que se aplicará en Argentina

Efectos secundarios que puede producir la vacuna rusa que se aplicará en Argentina

El gobierno nacional confirmó el lunes que podría adquirir 25 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 que está produciendo el gobierno de Rusia.

El presidente Alberto Fernández ratificó este lunes por la noche que el Estado Nacional «tiene la posibilidad de adquirir, entre diciembre y enero, 25 millones de vacunas Sputnik V» contra el coronavirus producidas en Rusia y aseguró que encargó que se desarrollen «todos los pasos necesarios para garantizar que cuenten con el debido registro».

Fernández dijo además que igualmente «seguimos tratando con distintos investigadores, fabricantes y gobiernos para tener acceso a cualquiera de las vacunas que actualmente se encuentran en fase 3» de investigación.

 
«Se trata de un avance muy importante, porque si todo sale según lo esperado nuestro país estará en condiciones de comenzar a vacunar a la población de riesgo entre el final de este año y el comienzo del próximo», ratificó Fernández.
 

Aplicación y efectos secundarios de la vacuna rusa

La Sputnik V se constituyó el pasado 11 de agosto en la primera vacuna contra el coronavirus oficialmente registrada en el mundo por un gobierno, tras seis meses de pandemia y, según los resultados publicados en la revista médica británica «The Lancet», el producto genera anticuerpos y no provoca incidentes adversos.

Días después del anuncio, el primer lote de la vacuna superó las 15.000 dosis y se distribuyó a manera de prueba en distintas regiones de ese país.

El grupo de expertos encontró que dos formulaciones -una congelada y otra liofilizada- de una vacuna que consta de dos partes, son «seguras» porque no identificaron reacciones adversas de gravedad en más de 42 días, e indujeron respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 días.

Los resultados secundarios de los ensayos -no tan relevantes como los primarios- demostraron, según los científicos, que las vacunas producen, en un plazo de 28 días, la respuesta de la denominada célula T, que detecta y mata patógenos invasores o células infectadas.

El fármaco utiliza partículas no vivas creadas a base de adenovirus, dijo Alexander Guíntsburg, director del Centro Nacional de Investigación Gamaleya, el organismo detrás de la vacuna. «Las partículas vivas son las que pueden reproducirse. Las partículas usadas carecen de esa función», puntualizó Guíntsburg en un programa del canal Rossiya 24. Así, las partículas del coronavirus en la vacuna no pueden dañar el organismo, subrayó Guíntsburg.

Según el científico, las partículas del coronavirus pueden causar molestias, porque cuando se inyecta un antígeno ajeno el sistema inmunológico funciona de forma más activa y, en casos como este, el paciente puede experimentar fiebre.

Durante los ensayos clínicos del fármaco, la temperatura de los voluntarios alcanzó los 37 grados y, a veces, los 38. Pero este problema «se soluciona con paracetamol», dijo Guíntsburg.

Los ensayos se llevaron a cabo en dos hospitales rusos con 76 adultos de entre 18 y 60 años, que se aislaron tan pronto se registraron para participar en las pruebas clínicas y permanecieron en los centros médicos durante los primeros 28 días.

Los resultados secundarios de los ensayos (no tan relevantes como los primarios) también llevaron a pensar, según esto, que las vacunas producen, en un plazo de 28 días, la respuesta de la denominada célula T, que detecta y mata patógenos invasores o células infectadas. Entre algunos de los hallazgos, vieron que ambas formulaciones resultaron seguras y se toleraron bien, y entre los factores adversos más comunes figuraron dolor en el lugar de la inyección (en un 58% de los participantes), hipertermia (en un 50%), dolor de cabeza (un 42%), astenia (un 28%) y dolor muscular y de articulaciones (24%). /IProfesional