¿Dolor de rodilla? Ejercicios fáciles para fortalecer y evitar las molestias

¿Dolor de rodilla? Ejercicios fáciles para fortalecer y evitar las molestias

El dolor de rodilla puede llegar a ser muy molesto, sobre todo si hacemos deporte. Te contamos cómo prevenirlo y qué hacer para aliviarlo.

Cómo aliviar el dolor de rodillas.
Cómo aliviar el dolor de rodillas.

Los dolores en las rodillas pueden aparecer por distintas razones y estamos seguros de que es uno de los más molestos, ya que estas articulaciones están en constante movimiento y, además, soportan casi todo el peso de nuestro cuerpo.

Al estar formada por el fémur, la tibia, la rotula, músculos, ligamentos, tendones y cartílagos, la rodilla nos permite realizar dos tipos de movimientos, uno es el de flexión y el otro el de extensión, pero si alguno de estos elementos sufre algún tipo de lesión, los dolores pueden llegar a ser muy intensos.

Dentro de las lesiones más comunes podemos encontrar el desgaste del cartílago, problemas musculares o la fractura de la rotula, que suelen darse por años de malas posiciones y de mala mecánica corporal. Esto provoca que los componentes como el cartílago se vayan desgastando progresivamente provocando muchísimo dolor, ya que sin él, la fricción sería entre huesos.

No existe una manera específica de contrarrestar todos los dolores de estas articulaciones tan fuertes, pero tan delicadas a la vez. Pero si existen signos que nos advierten de que algo puede estar mal con nuestras rodillas, y éstos son:

1- Inflamación y rigidez

2- Enrojecimiento

3- Debilidad y inestabilidad al caminar

4- Percibir ruidos como chasquidos o crujidos en la articulación.

5-  La incapacidad de enderezar la pierna de manera completa.

Ante cualquiera de estos síntomas lo que debemos hacer es consultar a un médico traumatólogo, pero también hasta que sepamos cual es el problema que nos aqueja podemos realizar ejercicios para fortalecer e intentar paliar las molestias y el dolor.

Entre los ejercicios, el mejor es caminar utilizando una banda de resistencia en los tobillos para fortalecer los glúteos que ayudan a estabilizar la pierna. También podemos intentar mantener el equilibrio con una sola pierna en un terreno irregular, mientras arrojamos y nos devuelven una pelota. Esto fortalecerá todo el conjunto.