Disney se queda con Fox y tiene que vender señales deportivas

167

The Walt Disney Company consiguió el ok de los organismos reguladores dependientes del Gobierno de los Estados Unidos para poder adquirir 21st Century Fox por un monto estimado en torno a los 71.300 millones de dólares.

Pero, sin embargo, con esa aprobación, también se ha puesto una condición -muy estricta- para que la operación finalmente llegue tranquilamente al éxito. Esa condición es que se vendan previamente las 22 redes de canales deportivos que el nuevo conglomerado tiene en muchos países de la región.
Así lo informó recientemente el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Uno de los países a los que alcanza la determinación judicial es justamente la Argentina, donde operan señales como, por ejemplo, ESPN y Fox Sports.

La decisión, de todos modos, aún no es firme ni definitiva, ya que de hecho, se necesita de algunos pasos formales previos para cumplimentarla. Entre otras cosas, es necesario que sea aprobada por un juez federal, además de recibir el voto favorable por los accionistas de Fox.

Así, The Walt Disney Company está actualmente muy cerca de cerrar el trato, luego de que en las últimas semanas tuviera que pelear duramente contra una oferta de Comcast, el gigante estadounidense del cable propietario de la cadena NBC, que llegó a ofrecer 65.000 millones de dólares (56.121 millones de euros).

“La adquisición propuesta resultaría en unos mayores precios de la programación deportiva en cada uno de los mercados locales”, se sostiene desde el Departamento de Justicia en relación a los canales deportivos que no van a seguir bajo directo control de Disney Company.

“Los consumidores estadounidenses se han beneficiado de la competencia entre la programación deportiva de Disney y Fox, lo que en última instancia ha evitado que los precios de las suscripciones a televisión por cable hayan subido”, destacó por estas horas el abogado del Departamento de Justicia estadounidense, Makan Delrahim.

La venta de los canales deportivos de Disney tendrá que realizarse debe hacerse durante los primeros 90 días tras el cierre de la transacción comercial, aunque de todos modos Justicia puede extender ese plazo por otros 90 días en caso de ser necesario.

Esta oferta, presentada el pasado 20 de junio, implica un desembolso de 35.700 millones de dólares en efectivo, y la emisión de 343 millones de nuevas acciones que le darán a los actuales accionistas de 21st Century Fox una participación aproximada del 19% en The Walt Disney Company. Una cifra inferior al 25% estimado en diciembre, cuando se presentó la primera oferta. A través de esta compra, Disney pasará a controlar los negocios de cine y contenidos de
televisión de 21st. Century Fox, además de los canales de cable y el negocio internacional de televisión de la compañía, obteniendo así el control sobre contenidos como ‘X-Men’, ‘Avatar’, ‘Los Simpsons’, ‘FX Networks’ y ‘National Geographic’.

Disney y Comcast estuvieron enfrentados para ver quién consigue unos activos que involucran los codiciados estudios 20th Century Fox, responsables de éxitos televisivos como “The Simpsons” y “Modern Family”, y una participación clave en Hulu, la plataforma online creada para competir con Netflix y Amazon, parte del imperio del octogenario magnate Rupert Murdoch.

El canal Fox News, el diario Wall Street Journal y la agencia de información Dow Jones, otras propiedades de la familia Murdoch, no estarán incluidas en el acuerdo y constituirán un nuevo grupo “Fox” más chico.

Los ingresos de 2017 combinados de The Walt Disney Company y los activos que está comprando a 21st Century Fox, incluyendo los canales deportivos, ascienden hasta 74.000 millones de dólares.