Descuido del juez en un casamiento que arruinó la ceremonia

Descuido del juez en un casamiento que arruinó la ceremonia

En medio de la ceremonia de casamiento, el juez debía entregarles los anillos a los novios, pero algo salió muy mal y terminaron en el fondo de un lago.

anillos de casamiento

Está muy de moda, para celebrar un casamiento, buscar lugares al aire libre, especialmente en hermosos lugares públicos como parques o museos. En la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, se han abierto al público espacios emblemáticos que son el marco perfecto para una boda de ensueño.

Desde el Rosedal, el Barrio Chino o el Teatro Colón, hasta la recientemente incorporada Torre de los Ingleses en Retiro, se convierten en el escenario perfecto para sellar el amor de los contrayentes.

Esta pareja decidió realizar su casamiento en un lugar soñado, en un puente sobre el río. Un paisaje natural perfecto para unir sus vidas y realizar sus votos. Lo que los jóvenes novios no imaginaron jamás es que el lugar elegido traerles un serio inconveniente: el juez que presidía la ceremonia resultó ser bastante torpe y cometió un terrible error.

Cuando el celebrante pide los anillos a los padrinos, para entregárselos a los novios, se le resbalaron de las manos, cayeron al agua y terminaron en el fondo del hermoso lago. Un momento muy incómodo, donde los novios miraban al juez entre sorprendidos y enojados, y el pobre hombre no sabía donde esconderse de la vergüenza.

Pero a la pareja le sobraba amor y buena predisposición, por lo que estaba dispuesta a continuar con el casamiento sin importar los inconvenientes que surgieran, y hasta lo tomaron con cierto humor. Los novios continuaron el rito, y aún sin las alianzas se miraron a los ojos y se dijeron: “Te entrego este anillo como un recordatorio de mi amor…”

Sin dudas tienen una anécdota impactante que contarán a sus nietos en el futuro, con el mismo humor con el que enfrentaron este incómodo momento. Y el juez tendrá muchísimo cuidado de ahora en más.

Fuente: El Comercio