Demandó a un hotel alojamiento por ruidos molestos y ganó el juicio

Demandó a un hotel alojamiento por ruidos molestos y ganó el juicio

A Jorge Ruiz, vivir al lado de un hotel alojamiento le trastornó el sueño, los vínculos sociales y hasta las relaciones sexuales: una noche tuvo que irse de su departamento para tener intimidad con una pareja porque la mujer que lo acompañaba no pudo soportar los ruidos, gemidos y gritos que escuchaba al otro lado de la pared.

El hombre, soltero, empleado administrativo del estado bonaerense, consiguió después de ocho años de pelea, ganarle un juicio por «daños y perjuicios» a los propietarios de «Hotel Uno», ubicado en el límite del barrio El Mondongo, de la capital bonaerense. Un fallo de Cámara convalidó un resarcimiento de 350 mil pesos más intereses, que podría alcanzar los 700 mil pesos. «Todavía no sé que haría con esa plata. Tal vez poner un sistema de aislación y hacer mejoras en la medianera que tiene filtraciones de agua», le contó Ruiz a Clarín.

El dinero no alcanza para comprar muchas cosas. Horas de insomnio y tranquilidad están en esa lista, según el razonamiento de Ruiz. «Todavía no puedo regularizar el ritmo de descanso nocturno. El cuerpo se acostumbró a los sobresaltos y me despierto cada dos o tres horas. Fueron muchos años de perturbación». Cuando trascendió el dictamen judicial, los dueños del albergue transitorio modificaron algunas pautas de funcionamiento y Jorge pudo recuperar algo de tranquilidad.

Por caso, dejaron de privilegiar el uso de la habitación 22. Es la que tiene el respaldo de la cama de los placeres pegada a la pared de la vivienda de Ruiz. Es el aposento más requerido por las parejas: está en planta baja, pegado a una cochera y queda bien cerca del acceso. La primera en ser rentada. El apartamento del vecino afectado por los excesos amorosos es un PH, de apenas 45 metros cuadrados al que se accede por un pasillo. Está en medio de las construcciones de alto que pertenecen a Hotel Uno.

«Los golpes se sentían a toda hora. No podía invitar a matrimonios amigos a cenar o a tomar mates, porque me daba vergüenza. Eran situaciones incómodas que trataba de evitar», recuerda Ruiz.

Sin embargo el peor desarreglo se registraba en las noches. Muchas veces se levantó a la madrugada para pedirle piedad al conserje. La respuesta siempre fue idéntica: «Esto es un «telo». ¿Querés que le pida a los clientes que no griten?», lo despachaban ante los reclamos.

Las complicaciones nocturnas lo obligaron a pedir un cambio de horario en la oficina. «Llegaba tarde, dormido y con la ojeras por el piso. Empecé a trabajar de tarde». Más aún: debió recurrir a una psiquiatra para que le recetara pastillas para dormir. «No existen píldoras que concilien el sueño con esos martillazos de noche. No hay solución mágica», le dijo la profesional. Sin embargo lo persuadió de avanzar con acciones irracionales. «En un momento estaba dispuesto a cualquier cosa. La psiquiatra me ayudó», admitió Ruiz.

Es que el alboroto excedía cualquier nivel de tolerancia. El patio interno del departamento de Javier linda con una terraza desde donde habitualmente caen preservativos, copas de vidrio y otros objetos. Sobre uno de los muros del living se instalaron las lavadoras y secadoras que funcionan día y noche. «Cada media hora se encendía el centrifugado. Lo tenía cronometrado: eran 15 minutos de un zumbido inaguantable», rememora.

Ruiz heredó esa propiedad de un familiar. En 2007 la refaccionó para convertirla en su vivienda. A los pocos meses comenzaron las complicaciones. Denunció el caso ante inspectores de la Municipalidad, que constataron -con instrumentos de medición- el exceso de decibeles que provocaban las maquinarias. Esas actas se tomaron en cuenta para el litigio que inició en el fuero Civil en 2014, cuando la comuna no logró resolver el inconveniente.

En el caso intervino el Juzgado Civil y Comercial N°17 de La Plata, a cargo de Sandra Nilda Grahl. El proceso incluyó los aportes de expertos, agentes municipales y un informe de la profesional que lo atendía por los trastornos de sueño. «Hasta la jueza vino a mi cuarto a comprobar lo que había denunciado”, recordó. Ese día, hubo actividad en la habitación 22. La magistrada pudo constatar que Ruiz no exageraba.

El asesoramiento legal lo asumió el abogado Ezequiel Grasso. «Más allá del monto de la indemnización, que es relevante por ser una causa de ruidos molestos, quedó probado el problema de las vibraciones que generaban las máquinas de lavado del hotel», dijo el letrado. Y remarcó un aspecto del dictamen: «Cita a la Organización Mundial de la Salud, que pondera el derecho a la salud de cada ciudadano. Quedó probado en el expediente que a raíz de su estado de estrés grave y de somnolencia constante, estuvo sin dormir por años”, remarcó.

La resolución judicial no determinó el final del padecimiento. Los dueños de Hotel Uno pretendían un acuerdo por menos dinero. Sólo la exposición del caso derivó en un cambio de actitud de los comerciantes. «Creo que corrieron de lugar las lavadoras. Y en estos 10 días dejaron de alquilar la pieza 22», cuenta aliviado Javier Díaz. «No importan las razones, lo que vale es que desaparecieron los ruidos», reconoce el empleado público.

«No me quiero ir de este lugar. Tengo derecho a retomar una vida normal». su espacio está rodeado del albergue y Ruiz admite que lo envuelve una paradoja: «Yo sé que los que están del otro lado la están pasando bien. Pero sólo pido que me permitan estar tranquilo». A Ruiz le tocó estar en una vivienda pegada a un «telo». Los riesgos de tener un vecino molesto y no morir en el intento por sobrevivir.