Decisión histórica: el Papa Francisco cambió el Padre Nuestro

Decisión histórica: el Papa Francisco cambió el Padre Nuestro

Un cambio histórico se tomó en la religión católica y el Papa Francisco decidió cambiar una parte del Padre Nuestro que ahora se rezará de otra manera.

En la Asamblea General del 22 de mayo de la Conferencia Episcopal Italiana, el Papa Francisco aprobó cambios en las oraciones del Gloria y del Padre Nuestro.

La modificación fue hecha sobre el idioma italiano y desde allí se traslada a las demás lenguas. El Padre Nuestro decía “non ci indurre in tentazione”, lo que sería en español “no nos induzcas a la tentación”. Y se cambió por “non abbandonarci alla tentazione”, o sea “no nos abandones a la tentación”.

El Papa Francisco hace dos años había indicado que la frase original no era precisa ya que no es Dios quien induce a los hombres a la tentación y que por eso debía adoptarse lo más similar a “no nos dejes caer en la tentación”.

El Sumo Pontífice, sostuvo: “En la oración del Padre Nuestro, que Dios nos induzca en tentación no es una buena traducción. También los franceses han cambiado el texto con una traducción que dice: ‘no nos dejes caer en la tentación’. Soy yo quien cae, no Dios quien me arroja”.

Es por eso que la nueva forma en italiano de la oración, adoptará la forma que se viene utilizando desde hace varios años en castellano.

En cuanto a los cambios introducidos en el Gloria por la Conferencia Episcopal Italiana se trata de la parte que enuncia: “pace in terra agli uomini di buona volontà” (“paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”), que se cambió por “pace in terra agli uomini, amati dal Signore” (“paz en la tierra a los hombres, amados por el Señor”).

Así quedó el “Padre nuestro” en castellano tras la modificación:

Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

Fuente: Infobae