¿Cuánto tiempo puede estar solo un perro?

¿Cuánto tiempo puede estar solo un perro?

A la hora de incorporar un perro a la familia hay una serie de factores que se deben tener en consideración, y la cantidad de horas que se quedaría solo, es una de ellas. El tiempo que un animal puede tolerar el estar solo en la casa es un factor que preocupa y en esta nota aclaramos todas las dudas.

“A grandes rasgos, podríamos decir que un perro de carácter estable puede tolerar sin problemas una rutina laboral promedio de 8 horas de sus tenedores humanos”, detalló Hernán Naccarato –Veterinario-UBA (MN 8907) y etólogo del equipo de «Patita Adiestramiento»

Pero, destacó que el tiempo de soledad resistido “varía enormemente de un individuo a otro ya que depende de muchos factores como las características hereditarias, el nivel de apego del animal con los humanos y la demanda de actividad del mismo”.

Hasta 8 horas solo y 3 o 4 paseos diarios

El psicólogo Juan Manuel Liquindoli -con un máster en etología-, coincidió con Naccarato y explicó “Si mi perro hace todas sus necesidades en la calle no es recomendable que se quede más de 8 horas solo. En estos casos, el perro necesita salir por lo menos tres veces por día. Si pudiésemos cuatro, sería lo ideal”.

Ambos especialistas coincidieron que el factor más importante es el nivel de habituación previo a quedarse solo y la preparación del ambiente en el cual el animal se quedará solo.

El perro necesita estar acompañado

“El perro es un animal gregario, social, que suele preferir estar acompañado a estar solo, ya sea con humanos y/o con otros perros. Por esta esta razón, hay muchos perros que se angustian y la pasan mal cuando se quedan solos”. –explicó Liquindoli

Un cachorro al ser separado de la madre busca en el humano ese rol (el de la madre) y en ese momento comienza a generarse el apego que más adelante traerá consecuencias, “por eso es importante que en los cachorros se genere una habituación lenta, paulatina y progresiva a la soledad”, destacó Naccarato.

“Es un aprendizaje que mucha gente no tiene en cuenta, y que se dan cuenta de sus consecuencias cuando llega el momento de dejar a su perro solo por primera vez, y notan que la pasa verdaderamente mal”, apuntó Liquindoli (quién es el director de Filosofía Animal)

Los destrozos de objetos, las deposiciones en cualquier lado, el estrés y la ansiedad, son algunas de las consecuencias por dejarlos solos. Pero, “un perro correctamente habituado –explicó Naccarato– puede tolerar sin consecuencias nocivas una rutina que incluya momentos de soledad en el día”.

Ambos especialistas hicieron hincapié la importancia de la adaptación correcta del animal, y destacaron que si no se realiza de manera anticipada puede derivar en un problema aún mayor: en una ansiedad por separación con consecuencias nocivas para la salud del animal y que requerirá de un etólogo para realizar el tratamiento adecuado.

Consejos para la correcta habituación del animal

Los momentos de soledad deberían formar parte de la rutina habitual del perro y para lograrlo, asociar dichos momentos “a un ambiente enriquecido con juegos que liberen comida y que el perro pueda utilizar sin necesidad de la presencia humana” suele ser una buena opción, ejemplificó Naccarato.

El objetivo principal es que el animal asocie esos momentos de soledad con algo positivo: “El animal debe asociar los momentos de soledad con momentos de relajación, entretenimiento y placer; y no con estados emocionales de ansiedad o angustia”, apuntó, por su parte, Liquindoli.

Como todo aprendizaje lleva su tiempo, y el realizar la adaptación lentamente es fundamental para el estrés. “Es importante también, que aproximadamente media hora antes de dejarlo solo, se le quite la atención y se eviten las despedidas, para que la partida de la persona pase lo más desapercibida posible”, dijo el etólogo de Patita Adiestramiento.

Otras medidas preventivas

Hernán Naccarato expuso una lista de medidas que se pueden incluir a modo de prevención:

– Evitar separar al cachorro de su madre antes de los 60 días de vida, ya que esto incrementa el riesgo de generar ansiedad por separación.

– Evitar que el perro tome la iniciativa en las interacciones sociales en la casa.

– Evitar que durante cambios de rutina (por ejemplo, la actual pandemia), el perro pierda la habituación a pasar momentos de soledad.

– Promover actividades que no involucren al humano, para que el perro sea capaz de pasar momentos del día en otra parte de la casa (por ejemplo, la utilización de juguetes que liberan comida)

Por último, ambos especialistas, destacaron la importancia de consultar con un profesional si en alguna parte del proceso se nota la dificultad del animal para estar separado del humano o si, presenta sintomatología específica de la ansiedad por separación como: conductas destructivas, rascado de puertas, hiperactividad, jadeo y taquicardia o inapetencia.