Coronavirus en EEUU: delivery con robots, la solución de un supermercado para respetar el aislamiento

Coronavirus en EEUU: delivery con robots, la solución de un supermercado para respetar el aislamiento

Desde fines de marzo, el supermercado Broad Branch Market tiene seis nuevos empleados, unos robots de reparto que entregan la compra en las casas de los vecinos de Chevy Chase, en las afueras de Washington DC, ayudando así a cumplir las medidas de distanciamiento social que buscan mitigar el impacto del coronavirus.

La propietaria de este negocio local, Tracy Stannard, explicó que estos aparatos, que parecen heladeras portátiles con seis ruedas, reparten en una hora las órdenes que sus clientes hacen a través de una aplicación móvil, aunque también aceptan pedidos por correo electrónico.

Uno de los robots, entregando un pedido.  (Foto: EFE/Jim Lo Scalzo)

La condición indispensable es que los clientes no residan a más de un milla de distancia (1,6 kilómetros) del establecimiento para poder recibir los pedidos de la mano de los robots.

Furor por los robots

Stannard aseguró que los vecinos de esta zona al noroeste de Washington, ya en el estado de Maryland, están encantados con este sistema de reparto a domicilio.

«Les encanta, realmente los quieren (a los robots), todo el mundo llama solo por el robot, no les importa lo que hay en su interior», explicó la mujer.

Esta empresaria supervisa con mirada atenta los pedidos antes de cargarlos dentro de los robots, que son de color blanco y que se alinean a la salida de su local a la espera de cumplir su trabajo del día.

Los robots, en la puerta del supermercado.  (Foto: EFE/Jim Lo Scalzo)

Una vez que algún cliente solicita la compra por la aplicación, los empleados de la tienda cargan los artículos en uno de los robots, que acto seguido se dirige por las veredas de la ciudad a efectuar la entrega a domicilio.

Androides estilo Star Wars

Stannard destacó que tal es el nivel de receptividad de esta iniciativa, que la gente le envía constantemente fotografías y videos de los aparatos. Y es que es difícil que no llamen la atención gracias a su forma, autonomía y las luces de sus sensores, que evocan a algunos androides de películas de ciencia ficción, como «Star Wars».

Aun así, no todo es sencillo y la propietaria reconoce que el sistema presenta limitaciones, pues no todos los pedidos pueden ser entregados con los robots. Por ejemplo, «a veces hay productos que son más grandes de lo que cabe en su interior», ejemplificó.

Los robots de Broad Branch Market forman parte de una flota de la compañía californiana Starship que iba a ser desplegada por varios campus universitarios del país hasta la suspensión de clases debido a la pandemia del COVID-19; en concreto, los suyos estaban destinados en la Universidad de George Mason, situada en el condado de Fairfax (Virginia).

Esta no es la primera vez que los robots de Starship toman las calles de EE.UU., ya que en su web afirma que desde que su fundación en 2014 por Ahti Heinla y Janus Friis, dos de los cofundadores de Skype, la compañía con sede en San Francisco se expandieron por numerosas ciudades del mundo.

Fuente: TN