Construyeron un cañón de ozono que desactiva virus y bacterias

Construyeron un cañón de ozono que desactiva virus y bacterias

Investigadores y técnicos del Instituto Argentino de Radioastronomía que trabajan en el Conicet de La Plata, construyeron un cañón de ozono que permite desinfectar ambientes cerrados, eliminando virus y bacterias. 

El ozono es un gas 3 mil veces más potente que el cloro, y el dispositivo desarrollado es capaz de generar altas concentraciones de ese gas para luego esparcirlo en diferentes espacios y eliminar todo tipo de virus.

Para el Conicet, este instrumento servirá para desinfectar transportes como ómnibus o trenes, aulas de escuelas, oficinas, restoranes, habitaciones de hoteles y geriátricos, salas de hospitales y otros lugares cerrados.

Según Martín Salibe, técnico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), «el ozono es un poderoso oxidante que rompe la membrana lipídica de virus y bacterias y los desactiva».

Destacó que «la idea del cañón es aumentar la concentración de ozono de manera controlada, ya que se trata de un gas que resulta amigable con seres humanos y mascotas» con una concentración adecuada.

El equipo transforma el oxígeno en desinfectante y luego vuelve a reconvertirse en oxígeno.

El invento, cuenta además con un sistema de control para seleccionar la concentración del gas en función de la temperatura y la humedad, para desactivar virus y bacterias.

En el comunicado del Conicet, se destaca que el ozono no deja ningún tipo de residuo en el ambiente y tiene una ventaja respecto de la luz ultravioleta ya que, al ser un gas, llega a todos los rincones de los ambientes afectados, independientemente de la posición del cañón.

Además, agrega que el aparato sólo utiliza energía eléctrica y el ozono es el único desinfectante que se puede aplicar sobre la comida,

Los investigadores del Conicet de La Plata, trabajaron durante cuatro meses en el proyecto, y el primero de los equipos construidos se encuentra en proceso de calibraciones y testeos finales para evaluar y caracterizar la calidad de su prestación sanitizante.

El cañón podría estar listo para ser presentado ante los entes de control a mediados de diciembre y, una vez cumplido ese paso, podría incluirse para su comercialización.