Cómo impacta la tecnología en la salud de los argentinos

Cómo impacta la tecnología en la salud de los argentinos

El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 realizó una investigación sobre los efectos que tiene el uso excesivo de la tecnología en nuestra vida

En una entrevista realizada para el programa Aquí Petete de Radio Mitre Córdoba, Carlos Spontón, director del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, explicó cuales son los problemas derivados del uso excesivo de las tecnologías y qué es la nomofobia.

La sociedad atraviesa nuevos problemas derivados del uso excesivo de las tecnologías, las cuales se han inmiscuido en nuestras relaciones familiares y laborales. En cada área de nuestra vida los dispositivos móviles ocupan un lugar preponderante lo cual trae consecuencias nocivas para nuestra salud.

“Estamos dentro de una era digital y esto tiene impacto en la vida de las personas y queríamos ver qué impacto tenía en lo personal, en lo profesional y en lo laboral. Por eso hemos medido a más de mil personas entre 18 y 70 años”, explica Spontón.
Además, aclara: “queríamos ver si el uso que se hacía de las tecnologías de comunicación e información (celulares, tablets, etc.) era un uso racional o lo que se conoce ahora, dentro de los formatos del uso irracional de la tecnología, como la adicción a la tecnología”.

Esta tecno-adicción está caracterizada por un uso excesivo de los aparatos tecnológicos, más tiempo del que se recomienda, o por lo que se denomina un uso compulsivo, el cual la persona no puede controlar. Por ejemplo: la persona “chequea” a cada rato su teléfono móvil aunque no haya sonado en ningún momento.

La encuesta realizada por el estudio revela que el 12 % de los argentinos reconoce niveles muy altos del uso excesivo y continuo de los dispositivos tecnológicos. “En los argentinos que tienen entre 18 y 30 años, lo que se conoce como generación Millennials, ese porcentaje asciende casi al 48 %”.

Por otro lado, el estudio reveló que la provincia que más altos niveles de tecno- adicción es la de Córdoba, en comparación con otras provincias, “es mucho mayor. Inclusive mayor que en Capital Federal”.

También, Carlos Spontón explica que aunque no hay una diferencia significativa entre el uso de la tecnologías entre varones y mujeres, los hombres son los que utilizan los dispositivos con más frencuencia.

Uno de los problemas que desató la tecnología en la salud de las personas es la nomofobia, la cual “es una especie de miedo irracional a no estar conectado a las tecnologías. Las personas sienten angustia, soledad y una necesidad imperiosa de ir a revisar el celular porque sino sienten de manera leve los síntomas de un ataque de pánico. La nomofobia es el nuevo nombre que se le dio desde el área de salud a los nuevos riesgos que tenemos cuando hacemos uso irracional de las tecnologías”, explicó el director del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 .

Por otro lado, destaca que “esta compulsión de mirar el celular a cada instante tiene un gran impacto en la productividad laboral de las personas. Por ejemplo: estamos a un ‘click’ de una distracción, ya que con un ‘click’ puede entrar a noticias, con otro ‘click’ a sus redes sociales, lo cual distrae a la persona para continuar con su trabajo”.

Finalmente, la investigación destaca que en conversaciones cara a cara, ya sea con familiares o amigos, más de la mitad de los argentinos miran el celular en medio de la charla. “Esto genera un hecho de malestar social pero es algo que se puede corregir rápido”.

“Para corregir esto, primero hay que adquirir conciencia”, explica Spontón. Uno de los momentos que puede ser revelador es cuando es otro quien mira el celular y nos ignora. Esa sensación, que en general provoca malestar, permite que la persona tome consciencia de lo que le ocurre e intente refrenarlo para poder focalizarse en el objetivo de la conversación.