Cómo fue el paso de Queen por la Argentina, el primer gran rock de estadio

274

En 1981, Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor llegaron por primera vez al país. La Viola habló con el escenógrafo argentino, el periodista que siguió sus pasos y Miguel Mateos, un telonero que no era fanático.

La primera visita de Queen a la Argentina, en 1981, marcó un antes y un después en el país. El grupo inglés llegó en su mejor momento, en el marco de la gira de su disco The Game, acompañado de un despliegue técnico sin precedentes para el público local. Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor convocaban multitudes en cada uno de sus shows por el planeta, con su interesante propuesta de rock estadio y sus poderosos hits (“We Will Rock You“, “Somebody to Love“, “Love of my Life”, “Bohemian Rhapsody“).

En aquellos días, la suerte del país estaba en manos de la dictadura, a cargo del general Roberto Viola. El militar buscaba cierta apertura a espectáculos, que sirvieran para distraer el difícil momento que se estaba viviendo, sin conocer realmente el mensaje de la banda en cuestión.

El productor local fue Alfredo Capalvo, una persona alejada del rock, que también trajo a figuras como Julio Iglesias. Los conciertos de Queen en el país fueron anunciados en el marco de los festejos del Carnaval del Club Vélez Sarfield. El 28 de febrero, 3 y 8 de marzo, la famosa banda actuaría en Buenos Aires, además darí un show en Mar del Plata, el 4 de marzo en el estadio “Mundialista”, y el 6 en Rosario, en el “Gigante de Arroyito”.

La llegada

Queen aterrizó el 27 de febrero en Ezeiza, en un vuelo proveniente de Japón. Una gran cantidad de fans esperaron la llegada de los músicos en el hall del aeropuerto. Todos querían conocer de cerca a sus ídolos. También llegaron algunos fotógrafos y periodistas con la idea de tener algún tipo de contacto. Una larga caravana de fanáticos, más la gente de seguridad, los acompañó hasta un hotel céntrico.

Freddie, Brian, John y Roger se sorprendieron con el recibimiento. Se dieron cuenta de que los próximos días serían muy especiales, cargados de energía. El encuentro formal con la prensa fue en una conferencia en el estacionamiento de Vélez, antes del debut. Algunos medios internacionales, como la revista Rolling Stone, llegaron al país para retratar el acontecimiento.

Queen trajo un escenario imponente para la época (Foto- revista Pelo).
Queen trajo un escenario imponente para la época (Foto- revista Pelo).

“La visita de Queen fue un evento completamente inusual para el país y para lo que representaba el mercado de la música internacional. Por primera vez, una banda importante accedía a bajar a Latinoamérica con todo el caudal de su música y una fuerte puesta en escena”, recordó Juan Manuel Cibeira a La Viola, jefe de redacción de la revista musical Pelo. “Fue un gran impacto mediático, aún con las limitaciones de la época, que hizo que los diarios y revistas no especializadas en música se movilizaran atrás de los músicos”, agregó el periodista.

Freddie Mercury, Daniel Ripoll (editor de la revista Pelo) y Juan Manuel Cibeira (jefe de redacción de Pelo) (Foto del libro, "La biblia del rock").
Freddie Mercury, Daniel Ripoll (editor de la revista Pelo) y Juan Manuel Cibeira (jefe de redacción de Pelo) (Foto del libro, “La biblia del rock”).

Los preparativos

Para el armado del escenario trabajó un equipo nutrido de técnicos. Muchos llegaron desde Japón (donde Queen acababa de actuar) unos días antes para ultimar los detalles. “Todo el equipo llegó en un contenedor, con una estructura de 20 metros de frente por 12 de profundidad, donde iban colgadas las cinco columnas de iluminación, con 70 lámparas cada una, que manejaba una sola persona”, le contó a La Viola el escenógrafo Miguel Paradiso, quien trabajó en el armado.

“Esa estructura grande llevaba un techo por si llovía, que era una lona gruesa. La fabricaron en Japón, pero mal, y me piden si podía achicar esa superficie. Estuve toda la noche trabajando sin parar con una máquina. Cuando vieron lo que pudimos lograr, no lo podían creer”, recordó.

Todo ese magnífico escenario se tuvo que armar y desarmar para llevar en camiones a Mar del Plata y Rosario. “Me tocaba viajar antes con la estructura para montarla en cada show. Me acompañaron siete personas de mi equipo que, como trabajaron tan bien, seguieron la gira con Queen por Brasil”, contó Paradiso.

Los shows

El esperado debut de Queen en la Argentina fue el 28 de marzo. Un estadio colmado disfrutó de las canciones, un repaso por su carrera, donde cada tema incentivó el espíritu de los fans. Fue algo nunca visto en el país. El primer gran rock de estadio. Cada uno de los músicos, con Mercury a la cabeza, se entregó al delirio de los seguidores que no pararon de cantar y bailar.

Cobertura del show en la Revista Pelo.
Cobertura del show en la Revista Pelo.

Los primeros temas en sonar fueron “We Will Rock You“, “Let Me Entertain You”, “Play de Game” y “Somebody to Love“. Promediando el show, las 40 mil personas que estaban en el estadio vibraron con “Fat Bottomed Girls”, “Love of My Life”,”Crazy Little Thing Called Love” y “Keep Yourself Alive”. No faltó el himno “Bohemian Rhapsody”, coreado por todos, y un cierre de lujo con “We Will Rock You”, “We are the Champions” y el tradicional “God save the Queen”, que marcó el cierre de la primera fecha.

En uno de los recitales estuvo Diego Maradona y se llegó a sacar una foto con la banda luciendo él una remera con la bandera inglesa y Freddie con la camiseta de la selección argentina. En todos los shows -en Buenos Aires, Mar del Plata y Rosario- se vivió el mismo grado de locura y pasión.

Maradona, junto a los Queen.
Maradona, junto a los Queen.

“Las presentaciones fueron impactantes. El grupo trabajó con una puesta de luces y sonido impresionante. Más allá de los clásicos, fue una mezcla de épica y mística; una banda de rock poderosa con un cantante absolutamente único. Sin dudas, una de las grandes bandas en la historia de la música”, recordó Cibeira.

También contó una curiosa anécdota que muestra el grado de locura por la banda. “Al final de uno de los shows en Vélez, había mucha gente esperando la salida de los músicos. Los autos que tenían que trasladar a la banda al hotel salieron con periodistas e invitados. Todo para despistar. Entonces, ellos se subieron a una camioneta de la Policía Federal, que se usaba para trasladar detenidos. Freddie lo vivió como una situación muy graciosa”.

Zas fue el grupo telonero. Toda una experiencia para la banda comandada por Miguel Mateos. “Fue algo maravilloso para nosotros. El gran puntapié inicial de nuestra carrera. No pensé que íbamos a llegar tan lejos. Habíamos dado muy pocos shows antes de Vélez, en algunos pubs. Éramos muy jóvenes, pero teníamos muchos sueños“, recordó el cantante.

“Conocí a Brian May y pudimos charlar unos minutos. En esa época yo no era tan fanático de Queen. Su música me parecía medio barroca. La banda me empezó a gustar después. Yo estaba pasando una etapa musical distinta en mi vida. Pero ahí descubrí el extraordinario nivel de Freddie Mercury y el de Brian como guitarrista. Una banda increíble dentro del rock”, agregó Mateos.

El paso de Queen por la Argentina, en aquel verano de 1981, marcó un antes y un después. La industria musical se interesó por Sudamérica, que encontró un mercado importante y que fue creciendo con el paso de los años. La Argentina se transformó en un lugar interesante para los artistas internacionales. Ya nada fue igual después aquel primer paso de “la Reina”.