Cómo arreglar una comida cuando te pasaste con la sal

Cómo arreglar una comida cuando te pasaste con la sal

Al cocinar, uno de los errores frecuentes es poner muy poca sal en la comida. Sin embargo, también puede suceder que se le eche demasiada sal y por eso acá están unos trucos simples para solucionar ese error.

Más allá del tiempo que pueda tomar cocinar un plato en particular, siempre hay que estar atento a todos los detalles en la preparación. Algunos errores comunes pueden pasar por la poca cantidad de sal o el exceso de la misma.

Cuando se echa poca sal es más fácil de corregir a la hora de comer. Sin embargo, cuando hay exceso de sal en la preparación puede ser más complicado de arreglar y por eso acá traemos unos trucos fáciles para solucionar una comida muy salada.

Si hablamos de la preparación de una sopa, la solución más sencilla sería agregar más líquido. Antes de hacerlo es importante sacar un par de cucharadas del caldo.

 
Cómo arreglar una comida cuando te pasaste con la sal

En un guiso, una buena idea podría ser agregar un pedazo grande de una papa cruda. Mientras se vaya cociendo, esta absorberá el exceso de sal añadido anteriormente.

Si el plato es algún tipo de legumbre, lo mejor será agregar media papa cocida en el centro de la olla y retirarla luego de 15 minutos. En el caso de un guisado cremoso, alcanzará con agregar un poco de leche y mezclar.

Para verduras y pastas, se las puede colocar directamente en agua helada. Otro truco efectivo en muchos platos es agregar ingredientes ácidos como vinagre o jugo de limón en pequeñas cantidades, de modo que no modifique el sabor original de la comida.

Otra opción es colocar palillos de madera durante aproximadamente 10 minutos mientras se esté cocinando. Estos absorberán parte del gusto a sal de la comida.

Cómo arreglar una comida cuando te pasaste con la sal

Por último, quizás el truco más simple pero también muy efectivo, es agregar en mayor cantidad los ingredientes de la receta. Esto por supuesto generará porciones más grandes, pero se puede guardar las sobras para comer otro día.