Como aliviar los dolores articulares durante los días de invierno

Como aliviar los dolores articulares durante los días de invierno

Durante el invierno son necesarias tomar ciertas precauciones para evitar padecer dolores articulares en nuestro cuerpo.

Llego el invierno y con el las bajas temperaturas que en nuestro país tienen la característica de generar vientos secos. Esto puede generar varias molestias en nuestro cuerpo sobretodo si padecemos de afeciones como la osteoartritis, artritis o artritis reumatoide.

Los dolores articulares suelen tratarse con calmantes pero no es recomendado su uso constante. Además la exposición a bajas temperaturas puede generar que las molestias vuelvan.

Por eso es importante conocer que otras alternativas naturales podemos implementar para evitar que los dolores articulares sean un impedimento para realizar nuestras tareas cotidianas.

La cúrcuma longa es una planta que posee principios activos que ayudan a disminuir las inflamaciones que tanto afectan a las personas que poseen artritis. Existen medicamentos naturales y aceites fabricados a base de esta planta que generan una supresión de las enzimas del cuerpo causantes de este tipo de padecimientos.

María Elena Rudolphi, químico farmacéutica de Farmacias KNOP, expresa que “la curcumina es la sustancia que permite que la cúrcuma sea tan potente como antiinflamatorio, es por esto que en muchos casos se utiliza como coadyuvante de tratamientos de la artritis”.

Además cuenta sobre los resultados que respaldan su efecto positivo: “es distinta la eficacia de ingerir cúrcuma en alimentos que en concentrados, por eso lo ideal para las personas que padecen alguna enfermedad dentro de los distintos tipos de artritis, se pueden ver beneficiadas al complementar su tratamiento con productos como Turmerik, ya que estas cápsulas de aceite de Cúrcuma Longa estandarizado, por su alta concentración del activo natural, actúa con acción antiinflamatoria ayudando a desinflamar las articulaciones, incluso las que están con rigidez”.

Otro método que se puede implementar es la colocación de cremas a base de árnica en las zonas afectadas por el dolor. Su acción rubefaciente, ayuda a aliviar las molestias articulatorias y no tiene ningún efecto secundario, debido a que es de origen vegetal.