Cómo afecta el aislamiento social y obligatorio a nuestro cerebro

Cómo afecta el aislamiento social y obligatorio a nuestro cerebro

El aislamiento social y obligatorio en nuestro país afecta a nuestro cerebro de una forma particular, especialmente si se alarga mucho tiempo.

 
 

La cuarentena y el aislamiento es una medida imprescindible para evitar que la pandemia de coronavirus se siga expandiendo. Pero si se alarga por mucho tiempo puede afectar a nuestro cerebro.

 

Los humanos somos una especie que necesita socializar y sufre cuando vemos reducidas las relaciones.  Los científicos comprobaron que el aislamiento social prolongado tiene un impacto negativo sobre el cerebro. Incluso puede desencadenar en esquizofrenia, depresión o ansiedad.

 

El aislamiento afecta de diferentes maneras según en la edad. En el caso de la infancia y la adolescencia, la corteza prefrontal del cerebro todavía se esta formando y se están terminando de pulir los circuitos cerebrales que gobernarán aspectos críticos en el comportamiento.

 
Cómo afecta el aislamiento social y obligatorio a nuestro cerebro
Cómo afecta el aislamiento social y obligatorio a nuestro cerebro

En este caso, según investigaciones en ratones, el aislamiento  prolongado durante la adolescencia genera cambios de volumen en la amígdala, el principal centro de regulación de las emociones. Estos cambios ocurren en paralelo a alteraciones en el comportamiento. También puede aumentar la agresividad y el miedo, dos comportamientos que dependen en gran medida de la función de la amígdala.

 

En el caso de los humanos, los niños que fueron aislados socialmente durante la infancia tienden a presentar problemas en su educación y problemas psicológicos. Si bien los estudios confirman que el aislamiento afecta, la “resocialización” normalizar el comportamiento y revierte algunos de los cambios que se habían producido en el cerebro.

 

La cuarentena que están atravesando muchos países del mundo no debería afectar en el futuro a los mas pequeños.  Afortunadamente, la tecnología pone a nuestro alcance herramientas para que podamos estar en contacto con los seres queridos, aunque sea virtualmente.