Comer sano le cuesta a una familia $ 8.800 más que la canasta básica.

107

Surge de un estudio de la Escuela de Nutrición de la UBA. El menú mensual para una pareja con 2 hijos cuesta $ 21.000, un 73% más que el combo que mide el Indec, que es poco saludable.

Caminar, comparar precios, buscar segundas marcas. Con los altos índices de inflación de los últimos años, comprar alimentos puede convertirse en una odisea para la economía doméstica. Y esa búsqueda se complica aún más si lo que se busca es armar un plan de alimentación saludable.

Para acceder a este plan, en abril, una familia porteña con dos adultos y dos chicos necesitó al menos $ 21.000 mensuales, según un informe elaborado por expertos de la UBA. Los lácteos, las carnes y las frutas representan casi la mitad del presupuesto. En comparación, todo el plan demanda un gasto mensual $ 8.800 más alto que la canasta básica. Es decir, comer sano cuesta un 73% más.

En marzo (última medición oficial), el Indec calculó una Canasta Básica de Alimentos de $ 11.640,06 para una familia de 4 integrantes. El combo -que las asociaciones de consumidores estiman en $ 12.132 para abril- busca satisfacer un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas.​

A diferencia de este cálculo, la Escuela de Nutrición de la Facultad de Medicina de la UBA y el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA) basaron su estudio en los lineamientos las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA).

Las proporciones y cantidades de la Canasta Saludable contemplan en un requerimiento de 2.000 kcal diarias. Incluye nueve nutrientes esenciales (proteínas, fibra, calcio, hierro, zinc, potasio y vitaminas A, C y B9) y cuatro nutrientes o componentes críticos (ácidos grasos saturados, sodio, azúcares totales y almidón).

A través de un índice, se mide la relación entre la energía aportada o ingerida y las cantidades de nutrientes que deben promoverse (por su esencialidad) y otros que deben limitarse (por su riesgo de exceso). En este sentido, considera tres niveles de calidad: baja, intermedia y alta que representan el 15%, 20% y 65% del menú

Fuente: Clarin