Carta a Río Grande

Carta a Río Grande

Días atrás se viralizó una carta redactada por Leo Místico como dice su Facebook, quién quizás por el nombre no lo conocen bien pero si les decimos que es el chico que hacer arte callejero en Calle San Martin y Córdoba seguro lo tienen bien visto.

Hoy en Radio Mañana lo tendremos de invitado para conocer un poco más de uno de los tantos chicos que encontramos en cada esquina de la Ciudad.

Carta texto completo:

Me dirijo a ustedes, pueblo de Río Grande, y me refiero a la cultura de la gente que vive acá, a las personas que día a día veo pasar, a los amigos que -como el tango lo dice- son oro de verdad, a mis hermanos que me han dado la mano y me han sabido levantar.

Les escribo porque quiero expresar con estas palabras lo que siento desde que llegué acá.

Yo era un mochilero, como el estereotipo que te puedas imaginar, era un artesano, para muchos un hippie más. Me gustaba hacer música y también malabarear, capacidades que había desarrollado desde el año 2008 hasta acá. Un viaje de aventurero o el sueño de viajar…

Transcurría el verano de 2013, más precisamente febrero, ya cerrando el mes.

Llegué una tarde a Río Grande y me dejaron en la plaza Almirante Brown.

Fue una señora que me levantó en la salida de Tolhuin, donde me encontraba haciendo dedo y llevaba un cartel que decía “Tengo mates y buena onda” que a lo de Fede fue a parar…

Esa tarde era un forastero y no sabía con qué me iba a encontrar. Enseguida me fui al semáforo y me puse a malabarear.

No pasaba un rojo, un verde, que no había niño que su sonrisa no me regale al pasar. Sus caritas de asombro de mi memoria no puedo olvidar.
Así nos fuimos conociendo y hoy les quiero presentar mi voz, quiero que conozcan los pies de quien está detrás. Yo sé que hoy muchos me conocen y tocan la bocina para saludar, despiertan la alegría y llega esa señal de que estamos juntos y más ganas de agitar.

Pero para los que no me conocen, o mejor dicho, para los que no conocen la voz y los sentimientos de quien está detrás, les cuento que soy “Súper Místico” aunque Leandro sea mi nombre y mi apellido Kerboyan.

Nehuén es el motivo por el que me quedé acá. Él es mi hijo y está por cumplir 6 años de edad.

Los valores son el pilar que mi familia me ha sabido enseñar. Ser padre fue un sueño que lo hice realidad, esa fue simplemente mi voluntad. Él fue el medio que me hizo conocerlos a ustedes, y por eso yo les quiero contar que estoy muy agradecido por todo el apoyo que me dan. He viajado por tantos lugares que no vale la pena mencionar porque el pueblo de Río Grande es lo más lindo que hay. Día tras día vivo en cada lugar, amo su confianza y su amabilidad, me han hospedado en muchos hogares y me han abierto las puertas de muchos lugares más. Hoy quiero agradecerles a ustedes por su solidaridad, por lo unido que es su pueblo y por la alegría que me dan.