Brian Johnson (AC/DC) desvela el verdadero motivo por el que siempre lleva gorro cuando se sube al escenario

Brian Johnson (AC/DC) desvela el verdadero motivo por el que siempre lleva gorro cuando se sube al escenario

En una nueva entrevista radiofónica, transcrita por Ultimate Guitar, el vocalista de AC/DC, Brian Johnson, ha explicado el verdadero motivo por el que siempre lleva gorro cuando se sube al escenario. Aunque casi siempre queda eclipsado por el uniforme de colegial de sus compañero Angus Young, por si nunca te habías fijado, el vocalista nunca sale a cantar sin su gorra puesta.

«Oh, vaya, en realidad sólo me lo pongo para conciertos, entrevistas y cosas así. Cuando vuelvo a mi casa en Florida, solo soy un tipo más, zambulléndome y nadando en la playa con el resto y pasando un buen rato», explica.

«Lo del gorro comenzó, nunca lo olvidaré, porque solía tocar en clubs para hombres en el noreste de Inglaterra, ¡lo hacíamos genial! Yo estaba en una pequeña gran banda llamada Geordie, y solía sudar bastante porque aquellos sitios no tenían aire acondicionado. En invierno, sobre todo, ponían la calefacción a tope y hacía un frío que te helaba los huesos fuera».

«El caso es que siempre sudaba mucho y mi pelo, además de todo el sudor, acababa metiéndose en mis ojos. ¡No sabes lo mucho que escuece! Sin embargo, mi hermano, Maurice, fue a vernos una noche. Estaba allí sentado y, además, se había comprado un coche deportivo. Junto a ese coche, también se había hecho -Dios le bendiga- con un gorro de estos que se llevaban cuando conducías coches deportivos, son como pequeñas boinas».

«A mitad del concierto, me senté con él a tomarme una cerveza y me dijo: ¡Tienes los ojos rojísimos!’ y le contesté: ‘Lo sé, es por culpa del sudor’. Entonces me ofreció su gorro y le dije que lo iba a probar»:

«Y me lo puse porque, en el norte de Inglaterra, todo el mundo llevaba gorros, ya sabes, después de la guerra y todo eso era casi como un uniforme. Un segundo después de ponérmelo pensé: ‘¡Esto es maravilloso! ¡Es genial! ¡Voy a comprarme uno de estos!’. Según se lo dije a mi hermano, me lo regalo porque no se lo iba a poner más».

«Así que lo hice, y entonces la gente comenzó a recordarnos como: ‘Oh, es una buena banda, el cantante lleva una gorra’. Y entonces, todo el mundo empezó a reconocernos por cosas como esa. Teníamos conciertos y eventos en los que la gente decía: ‘Queremos a ese grupo, ¿cómo se llamaban? Ya sabes, ese en el que el cantante lleva boina. ¡Oh, sí, es Geordie!'».

«Y al final se me quedó. Supongo que es una parte de nosotros. Cuando no quiero que nadie sepa quién soy, me lo quito. Voy al club y me dicen: ‘¿Es usted miembro, señor?’. Entonces me lo pongo y me dicen: ‘Oh, ¡hola Brian! ¿Qué tal estás?'».