Brasil: alerta por manchas de petróleo en las playas

Brasil: alerta por manchas de petróleo en las playas

Detectaron derrames de petróleo en más de cien playas de Brasil y distintas asociaciones están alerta por el posible impacto ambiental que podría ser muy nocivo para el planeta.


El derrame de petróleo en la playa de Pontal de Coruripe en el municipio de Coruripe, estado de Alagoas, en Brasil preocupa a la comunidad científica porque detectaron que ya son más de cien las playas afectadas por este problema.

Las misteriosas manchas de petróleo, cuya procedencia todavía no se conoce, aparecen y desaparecen y no representan un flujo constante pero de todas formas, hay muchas organizaciones que alertan sobre le impacto ambiental que podrían tener.

Dada esta situación, el presidente Jair Bolsonaro junto al ministro de Medio Ambiente explicó: “Es un volumen de petróleo no constante. Si se tratase de un barco que naufragó seguiría saliendo petróleo. Parece que algo fue lanzado criminalmente”.

En un breve comunicado a través de un encuentro con periodistas, aclararon que la situación debe ser investigada y el mandatario afirmó que las autoridades identificaron “un país que puede ser el del origen del petróleo” que se esparce por unas 132 playas.

Sin embargo, cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que sea Venezuela el país emisor de esta contaminación, aclaró: “No puedo acusar a un país. Si resulta que no es ese país, no quiero crear problemas con otros países”.

El origen de las manchas comenzó a reportarse a partir del dos de septiembre y uno de los lugares con más daños es el estado Sergipe, al norte de Bahía, donde un denso material color negro flotaba sobre amplias zonas de la costa.

Por ahora, están en pleno auge de limpieza y ya se recogieron 133 toneladas de residuos oleosos según afirmó el directivo ante una comisión del Parlamento, a la que aseguró que Petrobras desplegó todos sus “recursos disponibles” para ayudar en la limpieza.

Dada la gravedad del acontecimiento, el biólogo Mario Moscatelli explicó que el impacto ambiental es realmente grave: “El gobierno se tomó demasiado tiempo para reaccionar. Es fundamental que los responsables sean identificados y que paguen por los daños, tanto ambientales como económicos. Sin una reacción firme, este tipo de episodios podría volver a ocurrir”, dijo.