Aseguran que las personas que vive sola es más infeliz, más ansiosa y más pobre

Aseguran que las personas que vive sola es más infeliz, más ansiosa y más pobre

Según un informe las personas que mantienen una vida solitaria suelen tener un carácter más ansioso y padecen de depresión.

Un estudio revelela que las personas que mantienen una vida solitaria son más propensas a padecer ansiedad, infelicidad y una bajo ingreso de dinero.

Los resultados fueron publicados por la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido y para su realización se compararon a personas adultas que conviven en familia con aquellos individuos que no.

Según el estudio la gente que vive sola tiene una mayor dificultad para generar ahorros, tienen menos probabilidades de ser dueños de su propia casa, gastan una mayor proporción de sus ingresos en costos de vivienda.

Esta problemática económica es uno de los factores que desencadenan un sentimiento de infelicidad y disconformidad que hace que el carácter de la persona sea constantemente tenso.

Las personas que viven solas son menos felices, más ansiosas y menos estables económicamente que las que viven en hogares de dos adultos, según revelan nuevas cifras.

En el Reino Unido también el número de personas que viven solas ha aumentado, con un incremento de 16% a 7,7 millones de personas entre 1997 y 2017. Dentro de este contexto se estima que para 2039, el número de hogares unipersonales llegue a 10.7 millones.

Según la Oficina de Estadísticas Nacionales: ‘Las personas que viven solas gastan un promedio del 92% de sus ingresos disponibles, en comparación con los hogares de dos adultos que gastan solo el 83% de los suyos, según el análisis de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) de El gasto de los jóvenes de 25 a 64 años.

‘Las personas que viven solas tienen más probabilidades de rentar y se sienten menos seguras financieramente que las parejas sin hijos, con menos informes de que les sobra dinero al final de la semana o del mes”,”Y los costos no son solo financieros: cuando se trata de bienestar, los que viven en sus propios niveles reportan niveles más bajos de felicidad y niveles más altos de ansiedad que aquellos que viven juntos con un compañero y no con niños”, expresa el organismo en el informe.