Alemania, en contra de las “terapias de conversión” de los homosexuales

Alemania, en contra de las “terapias de conversión” de los homosexuales

El Gobierno de Alemania quiere que se le ponga a los tratamientos en contra de la comunidad LGTBIQ. El Parlamento tratará la prohibición de las supuestas terapias que pretenden “corregir” la homosexualidad. Desde el Ministerio de Salud persiguen lograr este avance de la mano de una legislación que será presentada a finales de este año. El proyecto busca, puntualmente, acabar con la idea de que es posible “convertir” la orientación sexual de los homosexuales.

Según lo consignado por la agencia Noticias Argentinas y la AFP, el ministro alemán, Jens Spahn, declarado homosexual, es quien lidera esta propuesta en Alemania. “Soy partidario de prohibir esas terapias. Porque la homosexualidad no es una enfermedad y no necesita terapia”, dijo Spahn en rueda de prensa. En caso de aprobarse la medida, se prohibirán las “terapias de conversión” en este territorio.

El proyecto de ley deberá ser discutido a finales de este año en el Parlamento. En caso de llegar a ser aprobado, Alemania se unirá a Malta, junto también a otras regiones autónomas españolas, en uno de los lugares donde este tipo de prácticas han dejado de utilizarse. De acuerdo a la fundación Magnus-Hirschfeld, para los derechos de las personas LGBT, estas “terapias” son principalmente organizadas por grupos religiosos.

Según esta institución, aproximadamente unas 1.000 personas cada año (solo en Alemania) son inscritas en estos programas de “corrección”. “Las terapias de conversión no curan sino que enferman”, agregó el Ministro, al citar los primeros resultados de una comisión creada a principios de año para investigar las cifras de este tipo de programas. La delegación liderada por Spahn ya dictaminó que terminar con esas conversiones es “médicamente necesario y jurídicamente posible”.

El informe del Ministerio de Salud recolectó testimonios de quienes han experimentado con estas “prácticas correctivas”. Una mujer cuenta que un supuesto “terapeuta” le prescribió sesiones de luminoterapia y charlas de adoctrinamiento. La paciente había aceptado este tratamiento, pero decidió interrumpirlo cuando esta persona le sugirió el uso de electrochoques.

El mes pasado, otro político alemán le hizo un llamamiento al Parlamento para que estas “terapias” lleguen a su fin. Dirk Behrendt, miembro del partido Los Verdes, condenó estos “tratamientos”, debido a que “la homosexualidad no es ninguna enfermedad”. “Por desgracia, todavía existen demasiadas personas que opinan que los homosexuales pueden ser convertidos en heterosexuales”, lamentó frente a la Cámara Alta en Berlín.

Otro de los avances a favor de los derechos de la comunidad LGTBIQ se produjo este martes en un país africano. A partir de hoy, Botswana despenalizó la homosexualidad, la cual era castigada hasta con siete años de cárcel, desde 1965. “Las minorías no deben ser excluidas ni marginadas”, manifestó el juez Michael Lebur, según lo citado por la AFP. “Ha llegado la hora de que la sexualidad entre personas del mismo sexo sea descriminalizada”, agregó el fiscal.