Robaron el esperma de su hijo muerto para “crearse” un nieto heredero de su fortuna

193

En el Reino Unido se inició un polémico debate sobre el posible uso del esperma de un hombre una vez fallecido sin su autorización previa. Todo comenzó con el caso de un matrimonio que perdió a su hijo en un accidente de tránsito y decidió extraerle semen para poder tener a un nieto a través de un tratamiento de fertilización asistida.

Hace cuatro años, el hijo de 26 años de la pareja británica falleció en un accidente de moto. Su cuerpo permaneció desaparecido dos días pero una vez recuperado sus padres decidieron contratar a un urólogo para que extrajera su esperma, que puede sobrevivir hasta 72 horas después de la muerte.

La muestra fue congelada y un año más tarde lo trasladaron en avión a una clínica de California, Estados Unidos, a cargo del doctor David Smotrich, especialista en fertilidad líder en el mundo. El matrimonio posee una gran fortuna y quería un nieto para que heredara su patrimonio.

“Producir un nene usando esperma póstumo es extremadamente raro. Lo he hecho solo cinco veces. Esta pareja estaba desesperada por encontrar a alguien que pudiera crear un heredero. Ellos querían un varón. Lo que hicimos no está disponible en el Reino Unido, donde la selección de género no es legal”, precisó el experto en declaraciones reproducidas por el Daily Mail.

El bebé, que en la actualidad ya tendría tres años, nació gracias a un óvulo de una donante y a través de la subrogación de vientre. Ambas mujeres fueron cuidadosamente elegidas para que encajaran con el tipo de persona que el matrimonio creía que su hijo habría elegido como esposa tanto en apariencia física, intelecto como nivel educativo.

A través de la fecundación in vitro se crearon cuatro embriones, uno fue seleccionado y la pareja británica estuvo presente para el nacimiento en los Estados Unidos en 2015. Los abuelos regresaron al Reino Unido después de que la documentación oficial los nombrara como padres legales del nene. El esperma restante y los otros tres embriones siguen almacenados.

No estoy aquí para juzgar quién debería ser padre“, dijo el especialista en reproducción asistida. “En este caso, por lo que me dijeron los padres, su hijo quería hijos absolutamente. Me complació ayudar a que una historia trágica terminara con un resultado feliz”, expresó, e insistió. “Fue un privilegio poder ayudarlos”.

Smotrich precisó que el hijo de la pareja no estaba casado y no había dado su consentimiento formal para la extracción y el uso de su esperma en caso de muerte. Es decir, que los que se lo extrajeron podrían haber cometido algún tipo de delito según las leyes británicas.

En el Reino Unido un promedio de cinco bebés nacen al año después de la muerte de sus padres. Pero, por lo general, los espermatozoides se extraen mientras los hombres todavía están vivos o los chicos nacen de embriones de fecundación in vitro creados por la pareja antes de la muerte. Este podría ser el primer caso en el que nació un bebé de esperma extraído póstumamente en ese país.