Un estudio revela que el 20% de las mujeres argentinas jamás tuvo un orgasmo

129

Este 8 de agosto se celebra el Día del Orgasmo Femenino. Sin embargo, un informe reveló que la anorgasmia es más frecuente de lo que se cree. Te explicamos las causas y te dejamos algunos tips para lograr la plenitud.

Desde hace más de una década, una fecha se instaló en el calendario mundial: cada 8 de agosto se celebra el Día del Orgasmo Femenino. Esta curiosa festividad tiene su origen en Brasil: en la localidad de Esperantina, en el año 2006, el concejal José Arimateia Dantas Lacerda impulsó unaley para defender el placer sexual en las mujeres, estudiarlo y abordarlo como una cuestión de salud pública.

Para intentar instaurar esta fecha, el brasileño se basó en una encuesta de alumnos de la Universidad Federal de Piauí, que detectó que el 28% de las mujeres de esta región eran incapaces de llegar al orgasmo o tenían dificultades para lograrlo.

Pero más allá de ese estudio y de esta fecha simbólica, la realidad es que la anorgasmia es más frecuente de lo que se cree. Según un reciente estudio, un 20% de las mujeres argentinas son anorgásmicas; es decir, que no alcanzan el orgasmo o rara vez lo han alcanzado.

El informe fue realizado por la boutique erótica femenina Erotique Pink, en conjunto con la Sociedad Argentina sobre Sexualidad Humana, a 500 mujeres de 18 a 60 años. La encuesta también reveló que el 68% de la mujeres argentinas han fingido orgasmos alguna vez. Este dato afecta claramente el deseo sexual de la mujer ya que un 37% de las mujeres admite tener un alto interés sexual mientras que un 63% describe su interés de moderado a bajo.

Mujeres anorgásmicas

¿Y en el resto del mundo? A nivel mundial no alcanzar el orgasmo también es algo frecuente y afecta alrededor del 30% de mujeres. Puntualmente en Estados Unidos, Europa, América Central y del Sur el número de mujeres que no alcanza el orgasmo varía entre 16% y 28%, y en Asia los números alcanzan el 40%.

Según explican los especialistas, la anorgasmia es una de las disfunciones sexuales que impide el disfrute de un vínculo amoroso. La anorgasmia es primaria cuando no se logra bajo ningún método de estimulación, ya sea masturbación, sexo oral, entre otros; y es secundaria si se logró alcanzar orgasmos en el pasado, pero no se logra hacerlo en el presente. Alrededor del 90% de los causas de la anorgasmia se deben a cuestiones psicológicas y no fisiológicas.

“Generalmente las causas son psicógenas y, por lo general, están dadas por una ansiedad de rendimiento. La mujer se ubica en un rol de espectadora y va al encuentro para agradar al otro y su atención está en el otro y no ella. Si bien las relaciones sexuales no tienen que ser egoístas si tienen que ser egocéntricas y muchas de estas mujeres ponen la atención en la otra persona y viven la sexualidad del otro y no la nuestra. Otras mujeres se encuentran inhibidas y se cohíben frente al acto sexual”, asegura Silvina Valente, presidenta de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

Mujeres anorgásmicas

Consejos para disfrutar del sexo y el orgasmo

Teniendo en cuenta que las principales causas por las que a las mujeres se les dificulta llegar al orgasmos son psicológicas (como la falta de comunicación con la pareja, la falta de autoexploración o los tabúes en torno al sexo), existen ciertos puntos a rever.

Según explica Francesca Gnecchi, directora de Erotique Pink y comunicadora especializada en Sexualidad Humana, es vital hablar más con la otra persona sobre los gustos, las fantasías y los deseos, ya que la comunicación es muy importante.

“Tomar la sexualidad como algo placentero, el conocer nuestro cuerpo y relacionarnos con él mediante la estimulación, las caricias, el querer a nuestro cuerpo y tratar de entenderlo, es muy importante”, afirma Gnecchi, y remarca: “No es culpa nuestra que nos pase esto, es la falta deeducación sexual que recibimos”.

En ese sentido, la especialista explica que la autoestima es fundamental a la hora de llegar al orgasmo: “El no sentirnos bien no nos permite relajarnos, claro está que tampoco es culpa nuestra porque la hegemonía es de los cuerpos perfectos, pero debemos aprender a querernos dejando atrás los moldes que nos impone la sociedad”.