La youtuber que dejó todo para vivir desnuda en la selva

124

A un año de haberse mudado a la jungla, la influencer asegura haber ahorrado más de 4 mil dólares en maquillaje, tratamientos de belleza y depilación.

Freelee “The Banana Girl” ya era reconocida en su Australia, su país de origen, por dar consejos sobre veganismo en YouTube. Pero en el último tiempo, el nombre de esta mujer de 37 años se hizo conocido mundialmente por un motivo bien diferente.

Hace un año, cansada de la ciudad, la influencer tomó una decisión extrema: mudarse con su novio a una rústica cabaña en medio de la jungla sudamericana, y decirle adiós a todos y cada uno de sus hábitos del pasado.

Youtuber dejó todo

“Estaba harta de desperdiciar mi vida para hacer que otra persona se volviese rica. Tal vez, la parte más grave de todo esto era que estaba aburrida”, explicó la mujer en uno de sus posteos sobre los motivos que la llevaron a dejar su trabajo para concretar la fantasía de muchos. “Quería encenderme a mí misma y hacer algo significativo”.

Desde el momento en que Freelee se instaló en la naturaleza no se olvidó de las redes sociales, sino que las aprovechó para compartir con sus seguidores el día a día de su exótica rutina.

So how do ya like ma coconuts? 😸…I just love seeing my DIY coconut bowl collection growing 😍It feels really empowering to make things myself rather than pay others. You might think "Oh I could never learn to do that, I'm just not good at that stuff" and that's where you are wrong. I grew up without a shred of do-it-yourself experience, I was taught by this consumerist society that it's better to just buy something rather than attempt to create it yourself. Sure, it may be quicker and easier but where is the personal satisfaction in that? Everytime I use the bowls I feel a sense of purpose and pride. You try, make mistakes (eg. hole in bottom of one bowl) but you learn and become more skilled, confident and powerful each time. Save money and become a stronger, freer woman with each project. 💪 Remember – If you are not willing to learn, no one can help you, if you are determined to learn, no one can stop you. #gofreeyourself

A post shared by #gofreeyourself #rawtill4 (@freelee_official) on

So how do ya like ma coconuts? 😸…I just love seeing my DIY coconut bowl collection growing 😍It feels really empowering to make things myself rather than pay others. You might think "Oh I could never learn to do that, I'm just not good at that stuff" and that's where you are wrong. I grew up without a shred of do-it-yourself experience, I was taught by this consumerist society that it's better to just buy something rather than attempt to create it yourself. Sure, it may be quicker and easier but where is the personal satisfaction in that? Everytime I use the bowls I feel a sense of purpose and pride. You try, make mistakes (eg. hole in bottom of one bowl) but you learn and become more skilled, confident and powerful each time. Save money and become a stronger, freer woman with each project. 💪 Remember – If you are not willing to learn, no one can help you, if you are determined to learn, no one can stop you. #gofreeyourself

A post shared by #gofreeyourself #rawtill4 (@freelee_official) on

Además, con diversas fotografías en las aparece sin ropa buscó desde un principio demostrarle a su audiencia lo liberador que puede ser dejar de lado todas las imposiciones sociales. “¿Si voy a aparecer desnuda en todas las fotografías? Sí, desnuda en la jungla: libre de prendas, marcas, zapatos, make up y depilación”, escribió la vegana en una de sus publicaciones más comentadas.

En su nueva vida Freelee, quien sufrió de severos cuadros de stress en el pasado, empezó a llevar una alimentación más que balanceada –sólo consume frutas y verduras que ella misma recoge todos los días-, y aprovechó el entorno para entrenarse de manera más exigente.

Pero sin dudas uno de los aspectos más salientes de su cotidiano en la jungla es que abandonó para siempre algunas de las prácticas que más le pesaban: ya no se maquilla, no usa champú, no se somete a ningún tipo de tratamiento de belleza ni se depila.

Youtuber dejó todo

Esta serie de “privaciones” no sólo le han producido el enorme alivio de no tener que aparentar frente a los demás, sino que le han hecho ahorrar la nada desdeñable suma de 4.000 dólares.

Ahora Freleee asegura sentirse “más libre que nunca”, y ya se ha propuesto transmitirle su filosofía a muchas otras chicas que siguen sufriendo del qué dirán.