Carrera insólita: Se arriesgan a quebrarse un hueso para alcanzar una horma de queso

124

El “Festival del queso rodante” es una de las tradiciones más extrañas que existen.

El queso puede parecernos inofensivo, pero si alguien visita la colina de Cooper, en Gloucestershire (Inglaterra), verá que no es tan así.

Allí, el queso produce varias lesiones y fracturas por año.

El Festival del queso rodante es una tradición que se remonta al menos hasta 1826, cuando se registró la primera carrera, pero es probable que tenga algunos años más.

Como podrán adivinar por la foto, los organizadores tiran una rueda de queso Double Gloucester (tradicional de la zona) por la colina Cooper.

Esa rueda pesa más de tres kilos y medio y puede alcanzar los 110 kilómetros por hora. Así que las personas que corren atrás difícilmente puedan alcanzarla, pero igual lo intentan, primero corriendo… y después rodando ellos también ya que la colina es muy empinada.

El origen de la tradicional carrera se desconoce, así que si tenía algún motivo o si cumplía alguna función, hoy se han olvidado.

En 2010, la competición fue cancelada, porque participaba tanta gente que los servicios de emergencia no daban abasto para atender a los heridos. Sin embargo, todavía hay multitudes que se reúnen allí al menos una vez por año, para seguir con esta tradición de manera “no oficial”.