¿Para qué sirven las cábalas?

164

El fútbol es uno de los ámbitos donde más se utilizan; por qué los hinchas acuden a ellas y qué pasa por su mente al hacerlo

En un partido de fúbtol, hay cábalas desde ambos lados. “Son una creencia de antaño que fue creada por la sociedad para poder bajar nuestro temor a la incertidumbre, al futuro. Por este mismo sistema ideológico, suponemos que utilizándolas podemos de alguna forma forzar o tener cierto control sobre lo que va a pasar, porque ya de por sí el futuro nos genera angustia”, explica la psicóloga Gabriela Martínez Castro.

Las universidades estadounidenses también tuvieron su fiebre de la fe: la Universidad de Stanford dijo que hacen a las personas “psicológicamente más resistentes” y ayudan a entender que se puede “lidiar con una situación incluso si sucede algo malo”. En muchos casos, las cábalas y supersticiones ayudan a mejorar el desempeño diario, según una investigación de la Universidad de Columbia del año 2013.

¿Para qué sirven las cábalas y supersticiones? ¿Dónde está la lógica de hacer algo una y otra vez, aun sabiendo que no estamos influyendo en la pierna de Lionel Messi o en correr el arco del equipo contrario? “Aquel que tiene una cábala, una especie de ritual, sabe que no es un acto racional. En general, lo hace en temas que son muy importantes, que ocupan su mente gran parte del día. Pero este pensamiento le despierta tanta ansiedad que, algunas veces, puede limitar su vida, por lo que utiliza justamente la cábala como una especie de ‘ansiolítico’. Y esto le resulta porque se siente más seguro: siente que en algo ‘maneja’ la situación”, dice a Clarín la licenciada Adriana Waisman, psicóloga especialista en conductas adictivas y trastornos de ansiedad.


 

1079018065

El psicólogo Santiago Gómez, director del Centro de Psicología Cognitiva y del Programa Decidir Vivir Mejor, coincide y detalla al portal de Clarín que “las cábalas en general cumplen la función, para el ser humano, de tener un supuesto ‘control’ de aquellas situaciones que humanamente no podemos controlar. Van a cumplir una función ‘mágica’, ya que le estamos dando un poder a objetos o rituales que no lo tienen, se lo damos con el fin de que determinadas situaciones puedan salir como nosotros queremos”.


 

Si sabemos que cómo nos sentemos o que usemos la misma camiseta no va a modificar que Messi acierte un penal, ¿por qué las seguimos usando y nos sentimos “culpables” si no las cumplimos? “Es una idea irracional, pero el corazoncito siempre manda, y a veces bastante más que la razón. Sabemos que son supersticiones, pero en el fondo tenemos la leve esperanza de que sí influyan, a pesar que no lo hagan”, dice Martínez Castro, quien destaca que la Argentina está ubicado en el sexto país más ansioso del mundo.

“Cuando tenemos un poquito de ‘culpa’ por no haber usado la cábala y lo que queríamos que pasara no se cumplió, ya estamos hablando más de obsesiones o compulsiones que, a su vez, están llenas de supersticiones. Es decir, que son pensamientos irracionales que, aunque sabemos que son irracionales y que no se corresponden con la realidad, aun así, sentimos otra cosa: que si lo hacemos tenemos más posibilidades de que la situación salga como queremos, o por lo menos ayudarla mucho”, describe. “Cuando estas cábalas o supersticiones empiezan a salirse de control, estamos en la presencia de un trastorno”.

data24609113

“Como son situaciones que no dependen de nosotros -a veces ni siquiera de los propios jugadores-, es lo único que podemos hacer. Esto es de uso masivo o general, hay que diferenciarlas de los trastornos obsesivos compulsivos que están asociados a la ansiedad como trastorno. Las cábalas también bajan la ansiedad en menor dosis, por lo tanto, no hacen mal; es una cuestión mágica, pero a la psiquis humana le sirve porque le da seguridad”, asegura el licenciado Gómez.