Los abrazos tienen efectos muy positivos en la salud

165

Lo dicen los especialistas. Los abrazos tienen efectos muy positivos para la salud física y emocional. Te contamos todos los detalles en esta nota.

Pese a que en Argentina somos muy cariñosos. Los abrazos no son muy comunes en el resto del mundo.

El contacto físico no solo tiene que ver con la intimidad de una pareja. Abrazamos a nuestros amigos, hermanos, a nuestros padres, abuelos o incluso a desconocidos. De hecho, el contacto físico y el calor de los abrazos de las madres a sus bebés es vital para que sobrevivan.

Hace unos días se conoció que un abuelo abraza a bebés enfermos para que se recuperen. Es que más allá del alimento y los remedios que necesitan para mejorarse, el cariño es vital.

Está científicamente comprobado que el abrazo nos hace sentir seguros, nos da tranquilad y calma la ansiedad. Abrazar también provoca en el cuerpo la producción de oxitocina, dopamina y serotonina que son las hormonas relacionadas con la felicidad, el amor y el bienestar.

Si bien para cada persona la consecuencia de un abrazo es diferente, hay algunas sensaciones que todos compartimos cuando nos abrazamos. El abrazo sincero con otro nos relaja, disminuye los niveles de estrés, reduce el dolor, la depresión y la ansiedad.

¿Qué beneficios tiene para la salud abrazar?

Aumenta la confianza y la seguridad. Esto se debe a que nos sentimos apoyados y protegidos.

Reduce el enojo. Los abrazos sirven como reconciliación y para dejar de lado el enojo con la pareja o nuestros seres queridos. También logran empatía con alguien que no conocemos bien o que quizás no nos cae muy en gracia.

Mejora el estado de ánimo. Cuando tenemos un mal día en el trabajo o parece que todos los problemas nos acechan, abrazar a alguien puede hacernos más llevadera la jornada. Además un abrazo nos dará seguridad, elevará la autoestima y nos sentiremos con la capacidad para solucionar cualquier inconveniente.

Las ventajas físicas:

– Fortalece el sistema inmunitario.

– Reduce el riesgo de padecer demencia temprana, porque equilibra el sistema nervioso.

– Disminuye la presión arterial.

– Ayudan a dormir y descansar mejor.

– Aumenta la atención y la motivación.

– Calma el cerebro (ideal para evitar problemas de memoria o de concentración).

– Mejora ciertos patrones de conducta en los niños.

Fuente: TN.com.ar