Seis estrategias para eliminar definitivamente el azúcar de tu dieta

60

Sabemos que es deliciosa, pero también es una de las responsables del aumento de la obesidad y la diabetes en el mundo. Por eso, te damos algunos tips para reducir su consumo sin padecerlo.

El azúcar está en la mira. Varias publicaciones científicas la vinculan con un aumento en el riesgo de padecer obesidad y diabetes. El problema no está en los azúcares naturales que contienen los alimentos, sino en los azúcares libres, que son los agregados por los fabricantes, cocineros y consumidores a los platos de cada día.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir la ingesta de azúcares al 10% de la aportación calórica total, lo que se traduce en un máximo de 25 gramos diarios (6 cucharadas). Ahora bien, ¿cómo es posible lograr este cometido cuando el azúcar es agregado a casi la mayoría de los productos que consumimos? Aquí, algunas estrategias:

1. Prestar atención a las etiquetas:

El azúcar no solo es un endulzante, también es utilizado en varios productos como conservante y anticongelante. Por lo que podés estar consumiendo un producto que pensabas salado y que contiene alto contenido de azúcar (como el kétchup, algunos panes o la pizza congelada).

Además, en el caso de los bebés hay que tener mucho cuidado con las primeras ingestas ya que los jugos comerciales y algunos yogures también contienen alto contenido de esta sustancia.

2. Tener cuidado con los edulcorantes:

¿Sabías que un endulzante artificial puede ser peor que el propio azúcar? El nutricionista Juan Revenga explica a El País: “La composición química con la que logran aportar el sabor dulce no tiene nada que ver en cada caso. La stevia, la sacarina o el aspartamo son diferentes, y su uso está puesto en tela de juicio de acuerdo con las muy diversas respuestas fisiológicas que promueven”.

En esta línea, un estudio realizado por el Canadian Medical Association Journal afirma que el uso de aspartamo puede provocar aumento de peso y de contorno de la cintura e incrementar el riesgo de sufrir hipertensión, un infarto o diabetes tipo 2.

3. Sacar estos alimentos de la alacena:

Cuando te pregunten qué pasó con ellos lo mejor es afirmar que nunca estuvieron allí. ¡Negar, negar, negar!

Un estudio realizado por la Fundación Española de Nutrición asegura que los 10 alimentos más consumidos por la población y con alto contenido de azúcar son: gaseosas, azúcar refinada, tortas, chocolates, golosinas, algunas mermeladas, yogurt, cereales comerciales, jugos artificiales y leches (las infantiles que tienen azúcar agregado o chocolate).

Consumo de Azúcar

4. Evitar estas bebidas que parecen sanas:

Todos sabemos que las gaseosas tienen mucho azúcar pero, ¿qué me dirías sobre las bebidas isotónicas o sobre los tés helados? Bueno, también la tienen. En esta línea, deberíamos evitar de igual manera los batidos y cafés frappé que nos ofrecen en las cafeterías.

Esta “prueba de la glucosa” te hará pensar dos veces la próxima vez que consumas una gaseosa:

5. No hacer las comprar con hambre:

Los expertos aseguran que recorrer las góndolas del supermercado con el estómago vacío hace que termines comprando alimentos que engordan más (que incluyen los que tienen alto contenido de azúcar). Por eso, recomiendan hacer una lista y comprar solo lo que allí figura.

6. Hackear al cerebro:

Los nutricionistas sugieren tener a mano alimentos dulces que no tengan azúcar para engañar a nuestro cerebro, por ejemplo: frutas, caramelos sin azúcar, chocolates con 70% cacao o más, entre otras delicias saludables.

Así que tomá nota y poné a prueba estas simples estrategias, cuando te quieras dar cuenta vas a haber reducido considerablemente tu consumo de azúcar.