Los polémicos tratamientos rusos para “curar” la homosexualidad

151

Si bien en el país euroasiático ya no es considerada oficialmente un trastorno mental, aún existen diversos métodos utilizados para cambiar la orientación sexual de los gays.

En el siglo XX, la homosexualidad era considerada una enfermedad psiquiátrica que necesitaba tratamiento. Incluso formaba parte de la lista de trastornos mentales, donde permaneció hasta la década del 90, cuando decidieron quitarla.

Aunque ahora dejó de ser tomado como un problema, todavía hay algunos lugares donde la homofobia y el rechazo a la diversidad se encuentran latentes. Y hay quienes sostienen que se trata de una desviación psicológica que puede modificarse.

Si bien los científicos no ven la efectividad de ningún tratamiento contra la homosexualidad, según informó el sitio BBC, en Rusia aún se ofrecen controvertidas terapias.

Uno de los máximos exponentes es el psicoterapeuta Yan Goland, de 80 años, quien afirma haber curado a 78 homosexuales y 8 transexuales con un método de tres pasos desarrollado por su mentor, el psicoterapeuta Nikolai Ivanov. “Cuando alguien acude a mi consulta, le muestro casos similares: los antes y después. El paciente se llena de esperanzas… y entiende que necesita seguir un tratamiento”, cuenta.

Y agrega: “El tratamiento puede durar entre 8 y 18 meses. Aunque, en el caso de los transexuales, se puede extender hasta los 2,5 años. Una vez tuve una paciente particularmente difícil y trabajé con ella durante 8 años”.

En el primer paso se busca “extinguir” la atracción individual a miembros del mismo sexo y se basa en sesiones de hipnoterapia, las cuales pueden llegar a durar hasta ocho horas. Al mismo tiempo, busca influir en los sueños, empleando una combinación de psicoanálisis y terapia de afirmación.

Luego, el objetivo es crear atracción hacia el sexo opuesto. Para lograrlo, se motiva a los pacientes masculinos para que vean a las mujeres de su entorno como un objeto sexual.

Finalmente, la última fase consiste en que el paciente tenga relaciones sexuales con gente del sexo contrario.

Otros que brindan tratamientos son los hermanos Nikitenko, dos psicohipnotizadores que tienen opciones de consulta en línea con médicos. Ellos ven a la homosexualidad como una clase de trastorno obsesivo compulsivo. Lo que ofrecen son dos meses de audio-hipnosis, donde se pretende quitar el estrés al paciente y enseñarle formas de comportarse y reaccionar. Aseguran haber curado a siete gays.

Además, existen diversas organizaciones religiosas que asumen la homosexualidad como una adicción a las drogas y prometen ayudar a “rechazar” su sexualidad. Una de las técnicas que se emplea es el agua bendita como “sanación”.